La ministra de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, anunció este viernes que el Ejecutivo presentará una querella por los ataques ocurridos durante la madrugada en la comuna de Ercilla, en la Región de La Araucanía.

Cuatro vehículos que circulaban por la ruta 5 Sur fueron atacados por un grupo de desconocidos, y producto de los hechos, tres personas resultaron heridas y una de ellas permanece internada en el Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco, en riesgo vital.

Los atacantes, según informó el fiscal regional de La Araucanía, Roberto Garrido, utilizaron armamentos de guerra: un fusil 7.62 y otro de 5.56.

Desde el Palacio de La Moneda, la ministra vocera de gobierno condenó los hechos y expresó que “al caso en específico que se está investigando, por cierto que como daña a una persona, la integridad física de una persona, hay querella”.

“En eso el Ministerio del Interior va a trabajar”, aseguró, agregando que sostuvo conversaciones con al ministra del Interior, Izkia Siches, y el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, “y por cierto que tomaremos cartas en el asunto”. “Es un hecho de total y absoluta condena por parte del gobierno”, recalcó.

Así también, precisó en que es un tema “delicado”, pero enfatizó en que “no vamos a permitir y vamos a perseguir todo el crimen organizado que está detrás de esos delitos, se para trata de personas, para robo de madera, para tráfico de drogas, sea por homicidio, etcétera”.

“El crimen organizado hay que perseguirlo y tenemos que combatirlo”, reiteró.

Esta sería la segunda querella presentada por el gobierno esta semana, tras ataques cometidos en las regiones del Biobío y La Araucanía. Durante la noche del miércoles, se reportaron cuatro ataques incendiarios -perpetrados por encapuchados-, precisamente en las comunas de Curanilahue y Tirúa, en el Biobío, y Victoria, en La Araucanía.

Precisamente por lo ocurrido en Tirúa, según informaron desde el Ministerio del Interior, Siches instruyó la presentación de una querella para perseguir a los responsables, y también se convocó un comité policial en la región del Biobío, el cual fue encabezado el jueves por Monsalve, en el marco de su visita a la zona.

Más temprano, desde Coquimbo, el Presidente Gabriel Boric, también abordó lo ocurrido en la comuna de la Macrozona Sur y, tras condenar los ataques, aseguró que quienes insisten en realizar “actos violentos” se están “perjudicando”, ya que “no solo van a ser perseguidos con todo el rigor de la ley, si no que además le hacen un flaco favor a sus comunidades”.

En ese sentido, recalcó que “quienes actúan por la vía de la violencia no van a avanzar, ese no es nuestro camino. Diálogo para tener tierras, territorio, autodeterminación”.

El Mandatario, si bien también condenó los hechos, declarando que “es absolutamente inaceptable”, precisó en que “por supuesto no basta con las declaraciones de buenas intenciones”.

“Acá lo que se requiere es un cambio profundo en la política que ha seguido adelante el Estado de Chile para abordar este conflicto. El diálogo es el camino, pero el diálogo no es el resultado, no basta con decir ‘vamos a dialogar’, tenemos que hablar de acciones concretas”, agregó.

En el lugar del ataque, además, fue encontrado un lienzo con alusiones al Gobierno, así como también con amenazas al Poder Judicial y la policía: “Presidente y ministros sin lucha no hay territorio. Policías y poder Judicial, los tenemos en la mira ¡Caerán!”. “Libertad a todos los presos políticos mapuches del Wallmapu. Seguiremos luchando por nuestros caídos”, agrega el cartel que hace alusión al grupo que reivindica el ataque, quienes se identifican como “Resistencia Mapuche Malleco”.

/psg