En el discurso del candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, el tema de la seguridad ha ido tomando un papel mucho más preponderante, sobre todo ahora, cuando estamos a 15 días de la segunda vuelta presidencial. En su plan de gobierno esta materia también tiene un lugar de relevancia. Sin embargo, al revisar cómo ha votado en la Cámara de Diputados cuando se han discutido proyectos referidos a seguridad se constata que no ha estado a favor de importantes propuestas, ni él, ni los diputados que forman parte de la coalición que apoya su candidatura.

Esta es una de las conclusiones a las que llegó el Centro de Estudios Libertad y Desarrollo en un informe titulado “¿Comprometidos con la seguridad?”. “Al analizar sólo algunas de las reformas legales más icónicas en materia de seguridad del último tiempo es posible observar por parte del candidato Gabriel Boric, incongruencia entre su actual discurso político y la realidad de su sector en las votaciones en el Congreso en el pasado reciente”, se indica en el documento.

Libertad y Desarrollo analizó el comportamiento de Boric y de los diputados que forman parte de su coalición en cuatro proyectos: el de control de armas, el que tipifica la sustracción de madera -en el marco de la situación de violencia en la Macrozona Sur-, el que mejora la persecución del crimen organizado, así como el que establece el resguardo de la infraestructura crítica.

“En relación a los cuatro proyectos de ley que hemos considerado como los más relevantes en la materia -y que aún se discuten en el Congreso-, en la mayoría de ellos el conglomerado que apoya a Boric, así como el mismo candidato, se han opuesto con sus votos a estas reformas“, advierte LyD.

“Nuestro compromiso está con quienes han sufrido con las armas, los disparos, las balas locas, a quienes viven en medio de fuegos artificiales, los disparos y las balaceras. Se lo digo a todos los chilenos y chilenas: pueden contar con nosotros en que en el país que gobernemos van a poder vivir seguros y tranquilos”. Estas fueron las palabras de Boric el pasado 23 de noviembre, cuatro días después de la primera vuelta presidencial, cuando se reunió con vecinos de La Pintana.

Pese a sus dichos, el estudio en cuestión plantea una advertencia: “Se encuentran ciertas contradicciones que vaticinan que, aunque las promesas de campaña del candidato Boric fueran por un compromiso real con el asunto de fondo y no una estrategia meramente política, es muy improbable que en la práctica se ejecuten en su posible futuro gobierno, dado que requiere de los votos en el Congreso de su propio conglomerado político”.

Propone un “nuevo sistema de control de armas”, pero en la Cámara votó en contra

El Proyecto de Control de Armas se votó en general en la Cámara de Diputados en marzo de 2017 y en una primera instancia fue aprobado en la Cámara de Diputados con 84 votos a favor, 1 en contra y 5 abstenciones. No obstante, Libertad y Desarrollo constató que en la discusión en particular el comportamiento de los diputados de izquierda no fue de apoyo a la propuesta.

“En la votación en particular en la Cámara Baja el aumento y establecimiento de nuevas penas contaron con un menor quorum de aprobación, siendo 11 los votos en contra y 22 las abstenciones, todas del conglomerado de izquierda”, se señala en el documento.

Uno de los 11 diputados que votó en contra fue precisamente Boric. Esto llama la atención y podría generar duda en los electores en lo referente a lo contenido en materia de control de armas en su programa de gobierno.

“Proponemos un nuevo sistema de control de armas, para sacar las armas de los barrios actuando con toda la fuerza sobre el mercado ilegal y la estricta regulación sobre las inscritas”, se indica en uno de los 18 ejes programáticos que figuran en la página web del candidato de Apruebo Dignidad, precisamente el que se titula “Seguridad”.

Más recientemente, el pasado lunes 29 de noviembre, cuando se votaron en la Cámara de Diputados las enmiendas que se efectuaron en el Senado en cuanto al proyecto para modificar la Ley de Control de Armas, Boric no asistió. Como está en campaña solicitó un permiso no remunerado. El pasado viernes, para la votación del cuarto retiro de pensiones sí puso en pausa el permiso y asistió. Al haberse presentado al Congreso le coincidieron dos actividades en agenda y no asistió a un debate con pymes que tenía previsto con el candidato presidencial José Antonio Kast.

No vota a favor de extender el estado de excepción ni tampoco de proyectos que convienen a la Macrozona Sur

El objetivo del proyecto que tipifica la extracción de madera, que fue presentado por el Presidente Sebastián Piñera, era imponer mayor firmeza en el tratamiento penal de los hechos relacionados con el hurto de este recurso, debido a que tienen mucho que ver con el conflicto armado de la Macrozona Sur, pues se constituyen en una de las formas de financiamiento de los grupos radicales que funcionan en esas regiones.

El proyecto fue presentado en el Senado y no logró la mayoría necesaria. El primer mandatario nacional insistió y le solicitó la aprobación a la Cámara de Diputados. No se le dio el visto bueno debido a que 62 parlamentarios rechazaron la petición, entre ellos Boric. Además, 8 más se abstuvieron, todos de oposición.

Esto también llama la atención, porque se trataba de una propuesta que atacaba las causas del problema en la mencionada zona y Boric ha argumentado que su negativa a votar a favor de la extensión del estado de excepción en la Macrozona Sur se debía precisamente a que no creía en la violencia como forma de resolución del conflicto.

El pasado 24 de noviembre el abanderado de Apruebo Dignidad votó en contra de extender el estado de excepción, que fue aprobado por la Cámara de Diputados. Su argumento: “Nosotros no podemos seguir con las mismas recetas que han profundizado la violencia que hoy día se vive en la Macrozona Sur”.

De hecho la negativa de Boric en cuanto a proyectos sobre esta materia ha sido constante. En enero de este año, 8 diputados -6 del oficialismo y 2 de oposición- presentaron una propuesta que perseguía los mismos objetivos que la que había planteado el Ejecutivo. En la Cámara de Diputados el proyecto fue aprobado en general y en particular el pasado 12 de octubre con 89 votos a favor. En esta ocasión, hubo 45 votos en contra, “todos de los partidos que apoyan la candidatura del candidato del Frente Amplio, incluido también el propio Boric”, detalla LyD.

Crimen organizado: incluye en su plan de gobierno propuestas que se negó a votar a favor en la Cámara

Con el objetivo de combatir el crimen organizado, el Ejecutivo propuso un proyecto encaminado a atacar el poder económico de estos grupos, especialmente el de sus integrantes de más alto rango. La propuesta incluía la enajenación temprana de los bienes incautados y el comiso por equivalencia.

La Cámara de Diputados votó en general y en particular el proyecto en su primer trámite. En la votación en general hubo 110 votos a favor, 11 en contra -8 de los cuales fueron del Partido Comunista- y 18 abstenciones, que en su mayoría fueron del Frente Amplio.

Entre las abstenciones estuvo la del ahora candidato presidencial de la izquierda, que en su proyecto de gobierno tiene un ítem titulado “Crimen Organizado”, y una de sus propuestas en esta materia consiste en “extender las hipótesis de comiso de especies, para facilitar la persecución económica del negocio del crimen organizado, agregando la posibilidad del comiso por equivalencia y el comiso de bienes en los que exista prueba de que se han obtenido por una actividad ilícita a pesar de que no haya una condena”.

Votó en contra del proyecto que establece el resguardo de la infraestructura crítica

Luego de las revueltas de octubre de 2019 se planteó la posibilidad de darle facultades extraordinarias a las Fuerzas Armadas para resguardar alguna infraestructura que había sido blanco de ataques en las manifestaciones y cuyo daño genera perjuicio colectivo, como ocurre con el Metro, por ejemplo.

El de Boric se sumó entre los 63 votos en contra de este proyecto, que no logró el visto bueno en la Cámara de Diputados, que ya había sido aprobado en el Senado. En la Cámara Alta, los 12 votos que tuvo en contra fueron en su mayoría del Partido Socialista.

“La gran mayoría de los diputados de oposición se negó a la medida, aludiendo a que militarizaría a la población o que se trata de medidas propias de una dictadura. Dado el rechazo, el proyecto se encuentra siendo estudiado por una Comisión Mixta de diputados y senadores desde septiembre de 2020”, se señala en el informe de Libertad y Desarrollo.

Por Diana Lozano Perafán para El Líbero

/psg