Definitivamente fue un jueves negro para el Gobierno, ya que durante esta jornada, la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría, en su tercer trámite legislativo, el retiro del 10% de fondos de pensiones durante la emergencia del Covid-19, iniciativa que era rechazada por el Ejecutivo.

Con 116 votos, 28 en contra y 5 abstenciones, la Corporación dio luz verde a las modificaciones realizadas por el Senado en la maratónica jornada de ayer miércoles, con lo cual la reforma que autoriza en forma excepcional el retiro de fondos de la AFP que da en condiciones de convertirse en ley. La votación estuvo marcada por la fuga de votos de las bancadas de Chile Vamos que llevó a que el proyecto supere con largueza los ⅔ de los votos en la Cámara.

Sin embargo, no fue la única derrota, ya que posteriormente la misma Cámara de Diputados rechazó el veto presidencial a la ley de servicios básicos, el otro punto clave de la tabla de esta crucial jornada legislativa. La Corporación aprobó la insistencia, vale decir el proyecto tal cual fue despachado por el Congreso, por lo que ahora pasa al Senado.

Un total de 17 parlamentarios votaron a favor y 118 en contra, mientras que la abstención fue de 19.

El proyecto fue despachado el pasado 11 de junio desde el Congreso. Tras ser aprobado, el Ejecutivo lo vetó, argumentando que se trata de un proyecto innecesario, debido a que existía un acuerdo de palabra con las empresas del rubro de servicios básicos.

El objetivo del Ejecutivo con el veto era corregir algunos puntos de la iniciativa, pero manteniendo el objetivo de evitar los cortes de suministros para los hogares que se hayan visto afectados económicamente por la crisis y tengan inconvenientes para pagar los servicios.

“Los ajustes son, básicamente, cambios en la redacción que permiten reparar los problemas constitucionales que tiene el proyecto sin afectar los beneficios a las personas”, había manifestad en su tiempo el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

El veto ya venía con un informe negativo desde la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados.

El Gobierno asume el golpe

Inmediatamente después de la votación del retiro de fondos, el Gobierno estiró la incertidumbre. “Todavía faltan algunos pasos” y “todavía quedan algunos trámites administrativos propios del trabajo legislativo”, dijo el ministro del Interior Gonzalo Blumel ante un posible veto. De todos modos, el jefe de gabinete asumió que “esto ha sido un traspié muy importante. Como Gobierno y coalición tener que dar vuelta la página y enfocarnos en recuperar la capacidad de trabajar en unidad”.

Por su parte el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, también enfrentó el resultado. “Es importante después de esta derrota política levantarse e ir hacia adelante” y ante una posible salida del Gobierno -un tema instalado tras esta seguidilla de traspiés del comité político- sólo comentó que “las decisiones respecto al gabinete son exclusivas del Presidente”.

/gap