Un día antes de que se llevara a cabo, el papa Francisco suspendió la reunión que tenía prevista para este viernes en Roma con el canciller Santiago Cafiero. Según pudo saber Infobae, el motivo es que el Sumo Pontífice canceló toda su agenda para ese día por problemas de salud ya que está muy mal de la rodilla.

El funcionario nacional le hizo llegar al Santo Padre una “pronta recuperación” y, según expresaron desde su entorno, “espera verlo cuando su salud lo permita”. Junto a Cafiero iba a asistir el Secretario de Culto, Guillermo Olivieri.

El Papa ya había suspendido otras reuniones en las últimas semanas y durante la lavada de pies a los presos, no se pudo agachar para concretar el rito histórico vinculado al catolicismo en la Semana Santa. Su situación de salud ya se había comprometido antes del encuentro con el Canciller.

El último domingo de pascuas, durante la celebración que realizó en la Plaza San Pedro, no pudo leer todo el mensaje pascual de pie. En el medio de su discurso debió sentarse y continuar desde ahí. El sábado, en la vigilia pascual, decidió no celebrar la ceremonia.

/gap