Un poco antes de las 11.00, la mesa de la Convención Constitucional extendió una invitación por correo electrónico a los cuatro expresidentes de la República: Eduardo Frei, Ricardo Lagos, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera.

El escrito, según a quienes conocieron el contenido, es de carácter muy formal y parte con un saludo de la presidenta del órgano constituyente, María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales), quien los invita a que asistan a la ceremonia de cierre del órgano constituyente el próximo 4 de julio, donde le entregarán al Presidente Gabriel Boric la propuesta de nueva Constitución.

La convocatoria se dio solo horas después de que la mesa directiva de la Convención rectificara su decisión inicial de realizar el acto de cierre solo con autoridades en ejercicio. Ayer, unos minutos antes de las 18.00 horas, la directiva optó por que finalmente serían convocados los exmandatarios.

Eso sí, con los votos en contra de los vicepresidentes adjuntos Natividad Llanquileo (Pueblo Mapuche) y Francisco Caamaño (Pueblo Constituyente), junto con el de la presidenta Quinteros, quien, justamente, fue la que firmó la invitación enviada a los exmandatarios.

Tras el acuerdo, la presidenta enfatizó que su voto en contra respondió a consideraciones por el aforo y a priorizar a las autoridades en ejercicio. “En ningún momento ha habido un veto (…). Nosotros el viernes no evaluamos este tema (considerar a los expresidentes), sino que nos centramos solamente en la invitación a autoridades en ejercicio, pensando siempre en la continuidad de los poderes del Estado”, sostuvo.

Además, consultada al respecto, descartó que su negativa ante la inclusión de los expresidentes tuviera que ver con la presencia de Piñera y las eventuales reacciones que en su contra pudiera haber.

No obstante, desde su colectivo, Movimientos Sociales, señalaron que ellos no son partidarios de que el exmandatario asista. “En particular, con Sebastián Piñera, nos parece inaceptable que esté un responsable de violaciones a los Derechos Humanos que aún están impunes”, dijo Bastián Labbé (MSC).

La convocatoria, además, llegó después de la carta que envió el expresidente Lagos a la Convención, quien en medio de toda la polémica, pide -en un escrito que fue considerado sarcástico- que, debido a los problemas de aforo, no lo consideren como invitado y que prioricen a quienes no han podido opinar durante el proceso.

Como sea, en los entornos de los exmandatarios acusaron recibo de la invitación y, cada uno de ellos, están haciendo sus propios análisis sobre si asistir o no. En el caso de Piñera, le consultó la opinión a algunos de sus exministros como Jaime Bellolio y Juan José Ossa, entre otros. De acuerdo a las mismas fuentes, hay algunos que le recomiendan que concurra a la ceremonia debido que, argumentan, él fue quien inició el proceso con su discurso del 12 de noviembre de 2019, durante el estallido social, donde llamó a un gran acuerdo por la paz y una nueva Constitución.

Otros de su círculo, en tanto, le aconsejan no concurrir debido a que solo se expondrá a críticas y, por lo mismo, podría “pasar un mal rato”. Como sea, aún no está zanjado, según las mismas fuentes, a través de qué mecanismo Piñera responderá a la invitación.

En el caso de la expresidenta Bachelet, en su círculo transmiten que están a la espera de que ella tome una definición y no descartan que -pese a que tiene una agenda ocupada debido a que aún no concluye su período como alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU hasta fines de agosto-, pueda concurrir al evento.

Lagos, por su parte, según sus cercanos, fue bien “claro” con la carta que envió. Al respecto, esta tarde, el senador Ricardo Lagos Weber (PPD), quien es hijo del exmandatario, sostuvo en un punto de prensa en la Moneda que “les diría a los convencionales, incluidos los que votan por la exclusión, como la presidenta de la Convención, que votó en contra dos veces, que se dediquen y hagan un esfuerzo genuino por explicar el contenido de lo que les están proponiendo a los chilenos”.

Y agregó: “Ese episodio (la no invitación de los expresidentes) algunos lo califican como un error. Pero hay algo más que un error: tiene que ver con que hay un sector de chilenas y chilenos que cree en la exclusión, que aquellos que piensan distinto, yo los excluyo. Creo que eso no es bueno, no es sano (…). Lagos, como lo dijo en su carta, colaboró con ellos en cuatro oportunidades (con la Convención), en distintos temas. La pregunta es cómo hacemos para construir un país de todos, una Constitución de todos, cuando hay un sector que insiste en excluir visiones. Yo lo encuentro poco auspicioso, cuesta construir cuando parto excluyendo”.

Personeros de la DC, partido en el que milita el expresidente Frei, en tanto, sostienen que él no debería asistir luego del “agravio” que propició la Convención.

Como sea, en el Colectivo Socialista transmiten que ya iniciaron gestiones para intentar convencer a los expresidentes, particularmente, a Bachelet y Lagos para que asistan. Esto porque consideran que fue un error grave el de la mesa y no están de acuerdo con quienes “creen que Chile comenzó con la Convención”.

En medio de la polémica, el Presidente Gabriel Boric fue consultado por la carta de Lagos y la exclusión a los exmandatarios. “Me voy a juntar con él (Lagos) prontamente”, dijo agregando que “me parece muy bueno que se reconozca el aporte de todo lo que han hecho los que nos antecedieron para que lleguemos a este momento y lo que dice Ricardo Lagos en su carta, el expresidente, respecto a los aportes que hizo para el proceso creo que solo enaltece el trabajo que ha ido realizando”.

Sobre si debieron ser considerados desde un principio, el Jefe de Estado añadió: “Lo van a ser, lo son”.

Las palabras del Mandatario no pasaron desapercibidas en la Convención, donde transmiten que, a su juicio, responde a que dentro del gobierno creen que la controversia que se generó con el tema solo puede terminar favoreciendo la opción del Rechazo. Y que, por lo mismo, están interesados en que se subsane con la asistencia de las exautoridades.

/psg