El pasado jueves y desde Punta Arenas, el Presidente Gabriel Boric convocó a un acuerdo transversal entre todas las fuerzas políticas para contener la violencia en el país y aseguró que había conversado del tema con el líder de la UDI, Javier Macaya.

“Hoy hablaba con Javier Macaya, conversábamos de la necesidad de que transversalmente todas las fuerzas políticas tengamos un acuerdo nacional contra la violencia (…) No vale la pena hacer polémicas con uno u otro sector. Tenemos que tener un acuerdo transversal en esto, ayer la ministra hizo un anuncio importante, pero esto no lo vamos a solucionar de la noche a la mañana”, manifestó el Mandatario en la instancia.

En ese contexto, este domingo en entrevista con Mesa Central de T13, el también senador fue consultado por el diálogo que sostuvo con el Presidente, y reveló que sus conversaciones son “permanentes y de buena fe”, aunque aclaró que “de cara a cualquier acuerdo, tienen que cambiar su agenda”.

“Con el Presidente desde los tiempos de la Cámara de Diputados me ha tocado conversar harto y desde que asumió la Presidencia también he tenido la oportunidad de intercambiar opiniones. Creo que hay un planteamiento común de que la seguridad hoy día es uno de los problemas más importantes que vivimos en Chile y que hay que buscarle soluciones”, dijo el parlamentario.

En esa línea, agregó que “en una conversación, que él después de alguna manera hizo pública, le transmití que era importante ponerse de acuerdo en esto”.

No obstante, enfatizó: “Si el problema que tenemos hoy día es que las señales que se han entregado desde el Gobierno en este mes y medio son súper equivocadas. Incluso hoy día hay una que se refuerza por parte de la ministra (de Justicia, Marcela Ríos) que tiene que ver con la urgencia al proyecto de indulto de los presos del estallido, o el retiro de las querellas de la Ley de Seguridad del Interior. Esta semana conocimos el beneficio carcelario a Celestino Córdova, acusado del asesinato del matrimonio Luchsinger”.

En definitiva, precisó que a su juicio “el Gobierno tiene, y así como dijo que se terminaba la instalación, que cambiar en sus opiniones que tuvieron durante mucho tiempo validando la violencia, y eso es parte de lo que yo le he transmitido al Presidente y que de cara a cualquier acuerdo en esta materia, ellos de alguna manera también tienen que cambiar su agenda”.

Con todo, puntualizó que “hay que construir cierta sintonía en un tema tan importante como la seguridad y en eso creo que el Gobierno se ha dado cuenta, ha chocado con la realidad de sus actuaciones del pasado, cuando eran oposición, oponiéndose a la agenda de seguridad y validando incluso la violencia como método de conseguir objetivos políticos. Hoy día les toca chocar con la realidad y tenemos situaciones que están absolutamente desbordadas como lo que ocurre en la Región de La Araucanía”.

Temas para llegar a acuerdo

Macaya mencionó algunos de los temas que debieran estar en la agenda para poder llegar a un acuerdo, los que calificó como “mínimos comunes”. Así, dijo que “tenemos la situación de la Macrozona Sur, yo creo que ese es el principal dolor de Chile y ponle el nombre que quieras, pero hazlo rápido. Militares apoyando la labor de las policías que están absolutamente desbordadas”.

“La situación de migración en el norte. Ley de usurpaciones, parte de lo que significa la toma de terrenos en el sur y en otros lugares de Chile, también tiene una respuesta en esa ley”, agregó.

Y, por último, también mencionó el “apoyo a la modernización de Carabineros, es un proyecto de ley que está hoy día, lo llevó la ministra (del Interior) Izkia Siches a la Comisión de Defensa del Senado esta semana, pero como que lo puso como una prioridad de mediano plazo. Modernizar a Carabineros es dotarlos de las herramientas de una policía internacional”.

/psg