Deriva que, en todo caso, para Paula Walker no parece tal, al menos por ahora, porque el reciente acuerdo por el salario mínimo le permitió al gobierno “manejar la agenda” y hacer visibles las promesas presidenciales, que es finalmente “el mayor capital de un Presidente”.

Boric debe “mostrar que es capaz de organizar a sus equipos para mejorar la vida de todas las personas que habitan el país”.

Y si bien, “aún es pronto para decretar qué equipos funcionan y cuáles no”, al menos, dice, “ya tenemos pinceladas de qué tipo de equipos representan mejor el estilo de un gobierno que habita un país incrédulo, con prisa y rabia acumulada”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap