Un 8,4% fue la tasa de desocupación en Chile durante el trimestre móvil julio-septiembre, según informó este viernes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). En este periodo analizado, se crearon un total de 86.460 empleos en el país.

De acuerdo al reporte laboral, la cifra significó un descenso de 3,9 puntos porcentuales (pp.) en doce meses y de 0,1 pp respecto del trimestre junio-agosto.

Ante ello, la directora nacional de INE, Sandra Quijada, resaltó que “vamos en una senda de aumento sistemático, pero lento. Yo no creo que eso vaya a cambiar demasiado por lo menos en los dos meses”.

Este resultado se debió al incremento de la fuerza de trabajo (8,4%), menor a la presentada por los ocupados (13,3%) y a la disminución de 26,2% en los desocupados, incididos por los cesantes (-27,1%) y aquellos que buscan trabajo por primera vez (-13,7%).

Al respecto, Quijada, resaltó que “esto es una buena noticia, porque las personas que estaban dispuestas a trabajar, pero que no estaban buscando trabajo, están transitando hacia el mercado del trabajo. Se están transformando, ya sea en desocupados, o en ocupados”.

Con todo, el número de personas ocupadas (8.345.240) alcanzó su mayor nivel desde marzo pasado (8.942.400). Esto se traduce en una recuperación de 1.219.136 personas ocupadas desde el punto más bajo observado en 2020, es decir, el trimestre móvil mayo – julio (68,5%).

Según sexo, la tasa de desocupación de las mujeres se situó en 8,6% y la de los hombres en 8,3%, decreciendo 3,0 pp. y 4,5 pp., respectivamente.

Según el informe del INE, los ocupados tuvieron un aumento de 13,3%, incididos tanto por los hombres (13,2%) como por las mujeres (13,4%). Por su parte, el segmento de ocupados ausentes (que representó el 7,7% del total de ocupados), disminuyó 42,3%, equivalente a 469.180 personas.

A juicio de la directora nacional del INE, “hay una recuperación sostenida durante los últimos cinco periodos particularmente. Se han estado recuperando puestos de trabajo, vemos que las mujeres están recuperando de a poquito su participación y su ocupación en la fuerza de trabajo, están dejando la inactividad potencial y están yendo en la búsqueda de trabajo, por lo tanto, se están clasificando como desocupadas y también como ocupadas”.

“Si proyectamos al peor periodo de la pandemia, que fue la pérdida de alrededor de 1 millón 800 mil empleos, y llevamos 1 millón 219 mil empleos recuperados, claro que nos faltan aproximadamente unos 580 mil empleos que recuperar, y eso puede ser muy rápido o muy lento, y eso va a depender no necesariamente del empuje o de las políticas que se generen en torno a fomentar la economía, si no que más bien de los escenarios sanitarios”, acotó.

La expansión de los ocupados fue influida por comercio (18,5%), construcción (45,5%) y alojamiento y servicio de comidas (49,4%). En tanto, por categoría ocupacional, los principales aumentos se presentaron en trabajadores por cuenta propia (32,4%) y asalariados formales (7,5%).

Mientras que la tasa de ocupación informal se situó en 27,7%, creciendo 4,2 pp. en doce meses. Asimismo, los ocupados informales aumentaron 33,4%, incididos tanto por los hombres (33,9%) como por las mujeres (32,7%), y por trabajadores por cuenta propia (48,1%).

Respecto al punto de la informalidad en el mercado laboral, la economista explicó que “la verdad es que este último trimestre se creó más empleo informal que formal. En términos de proporción, la incidencia claramente fue de informales, y si tenemos del total, los informales alcanzan un 77% de la creación del empleo”.

Y agregó que “esto se puede explicar también un poco porque está en este trimestre móvil el mes de septiembre, donde siempre se generan más empleos informales”.

En términos de tasa de ocupación, finalmente, Quijada detalló que “estamos más o menos parecidos, pero la tasa ya venía un poquito influenciada por los efectos del estallido social durante el último trimestre de 2019, y los primeros meses o el primer trimestre de 2020. Por lo tanto, creo que ahí vamos a tener que hacer el análisis quizás no respecto del nivel de tasa de desocupación pre pandemia, sino que pre estallido social, donde las tasas incluso eran más bajas”.

Desempleo en la Región Metropolitana

En la capital la tasa de desocupación del trimestre julio-septiembre de 2021 alcanzó 9,2%, registrando una disminución de 4,0 pp. en doce meses, producto del alza de 10,6% de la fuerza de trabajo, inferior en magnitud a la variación alcanzada por los ocupados (15,7%).

Por su parte, los desocupados se contrajeron 23,1%, incididos principalmente por los cesantes.

/psg