Aunque como apunta Pablo Ortúzar-y lo decía también Iván Poudje- del dicho al hecho hay un largo trecho. Basta ver, agrega Ortúzar, la Constitución soviética de 1936. Ahí “están todas las libertades fundamentales de una constitución liberal”. Y sabemos cómo salió eso. O también, la Constitución de Venezuela que, “leyéndola uno pensaría que quizá los venezolanos que cruzan desesperados nuestra frontera no saben lo que se están perdiendo”. Al final, apunta el investigador el IES, “lo importante son el régimen político y económico” y ahí “la Convención parece tener problemas muy graves”. Y el único consuelo, para él, es que “la cosa podría ser incluso peor”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap