A Katy Perry se le cayó uno de sus párpados y generó preocupación y angustia entre sus fans cuando se presentaba en su último show en Las Vegas. En medio de los aplausos, luego de uno de sus hits, la cantante era incapaz de mantener el control de su párpado derecho. Los medios se refirieron desde parálisis facial a un derrame cerebral. ¿Qué le pasó a la artista?

Perry, durante unos segundos, no pudo abrir su párpado a pesar de su esfuerzo. Lo solucionó dando pequeños toques en el extremo del ojo.

Si bien aún no se explicó la causa, algunos médicos no se mostraron tan extremistas como para referirse a un derrame. Creen que podría tratarse de un blefaroespasmo o de contracciones musculares provocadas por estrés.

Incluso podría ser un espasmo hemifacial, que se trata de un trastorno del sistema nervioso en que los músculos de un lado de la cara se mueven de forma involuntaria. La causa suele ser un vaso sanguíneo que toca un nervio facial, y puede producirse a causa de una lesión de los nervios faciales, o lo que sería peor, un tumor.

Algunos de sus fans recordaron que la artista en 2016 reconoció que padecía de ojo perezoso o “wonk eye”, es decir, un ojo desviado. Sin embargo, esto tampoco parece que pueda ser la causa del espasmo en el párpado.

En ese año, la artista comentó que sus fans le habían creado una cuenta paralela sobre su ojo: “Yo también tengo un ojo torcido, y solía estar preocupada por eso. Incluso un grupo de fans crearon un fandom de mi ojo torcido que se llama Katy’s wonk-eye”, contó Perry.

/Gap