El Presidente Gabriel Boric se refirió esta mañana al homicidio de Breant Washington Rivas Manríquez, un efectivo de Carabineros de 23 años de edad que participaba de un procedimiento de control en la Región de Ñuble cuando recibió un disparo por parte de un sujeto que terminó siendo abatido.

El gobernante recordó lo ocurrido en la marcha alternativa a la de la CUT que se desarrolló el Primero de Mayo y que culminó con una periodista en extrema gravedad en el barrio Meiggs tras ser baleada por un sujeto con antecedentes. El martes el Presidente acudió hasta el Hospital de Urgencia Asistencia Pública para entregar su apoyo a la familia.

“La delincuencia ha aumentado y en particular el narco ha ganado terreno”, advirtió en entrevista en radio Polar de Magallanes, agregando que se debe trabajar en coordinación con las policías y ser “implacables con el avance del narcotráfico en nuestro país”.

“Hoy día asesinaron a un carabinero. En Chillán Viejo. Estaban haciendo un control y una tercera persona les disparó. Falleció la persona que disparó y el carabinero. No podemos seguir soportando estos niveles de violencia. La semana pasada, el domingo le dispararon a Francisca Sandoval que está luchando a cada segundo por su vida. Yo la fui a ver y hablé con la familia. Y yo no voy a permitir que sigan proliferando las armas en las calles como ha sido hasta ahora en donde ha habido un aumento exponencial”, enfatizó el jefe de Estado.

Respecto a la situación de la delincuencia en el país, afirmó que “no hay respuesta fácil e inmediata, yo no vengo acá a vender humo, estamos en una situación en donde desgraciadamente la violencia ha aumentado y yo creo que es bueno que los chilenos y todos quienes habiten nuestra patria sepan que el momento es difícil y que hoy es nuestra responsabilidad, independiente de cómo se haya hecho antes, hoy es nuestra responsabilidad”.

Protestas de camioneros

El Presidente también abordó las protestas por seguridad en las carreteras del sur, ante los delitos vinculados a la violencia rural y demandas de grupos radicales mapuche que han intensificado ataques armados y acciones de “sabotaje” a empresas forestales.

Camioneros han bloqueado rutas y hecho ocupación de las principales vías de las regiones del Biobío y La Araucanía.

“Estamos trabajando en endurecer la Ley de Control de Armas, en buscar una alternativa para mejorar el control y la seguridad en las carreteras, pero lo que no podemos permitir es que por más legítimas las demandas se corte la circulación en las vías en Chile”, planteó.

Boric dijo empatizar “con los trabajadores de medios de transporte que arriesgan su vida al cruzar por zonas que hoy no son seguras, y no podemos quedarnos de brazos cruzados ante ello, pero la solución no pasa por volver a hacer lo que se hizo antes y no dio resultado, yo le digo a la gene, y decretamos estado de excepción y el problema no se solucionó”.

“Lo que nosotros estamos explorando son alternativas para poder garantizar la seguridad en las rutas, lo estamos conversando con los parlamentarios porque hay diferentes visiones al respecto, esto es un tema muy delicado, (…) pero le digo a los parlamentarios, también a los de oposición, que tiene que ser un tema transversal que paralelamente tratamos de abordar el problema de fondo que tiene que ver con las tierras, con la cultura, con la pobreza, con la identidad del pueblo nación mapuche”, sostuvo.

El Presidente afirmó que “tenemos que asegurar que la gente pueda transitar de manera segura por las rutas de nuestro país, y cuál es la alternativa más allá del estado intermedio o no, y estamos discutiendo en el marco si es necesario una reforma constitucional, no nos podemos quedar de brazos cruzados y no se puede decir solamente en abstracto diálogo, el diálogo es un mecanismo para, nosotros tenemos que solucionar le problema de fondo y asegurar y garantizar la seguridad”.

/psg