El martes pasado comenzaron las negociaciones entre los presidenciables de izquierda para intentar una primaria única a través de un acuerdo programático. Mediante un encuentro por zoom, en el que participaron desde Pamela Jiles (PH) hasta Ximena Rincón (DC), los candidatos intentaron dejar atrás la división para el proceso constituyente y las recriminaciones cruzadas entre partidos.

La unidad amplia para las primarias no es vista de manera favorable por todos los miembros. Las diferencias entre las colectividades de extrema izquierda versus quienes se encuentran más al centro se han hecho notar, así como también el temor de ser absorbidos por el Partido Comunista y su candidato Daniel Jadue, quien es el mejor posicionado en las encuestas hasta el momento.

Jorge Burgos, figura clave de la Democracia Cristiana, señala a El Líbero que lo que espera “la gente de centro progresista, de centro izquierda, es que el candidato o la candidata de ese mundo pueda surgir de una primaria de ese mundo”. Pues advierte que “es bien difícil, por no decir imposible, encontrar un común programático con el Partido Comunista y con sectores del Frente Amplio”.

Según el ex ministro de Interior y Defensa del Gobierno de Michelle Bachelet, “ellos tienen una visión distinta del mundo que yo creo debiera representar a la centro izquierda, de reproche absoluto a lo hecho durante buena parte de los últimos 30 años”.

Burgos espera que no se concrete la unión ya que sostiene que “hay una posibilidad cierta que en esa primaria gane un candidato de una izquierda intensa, particularmente la posibilidad de Daniel Jadue” que va a terminar produciendo que “sectores de centro puedan quedar sin candidatura y sin opción en una primera o segunda vuelta“.

-Ignacio Walker dice que la unidad de la oposición equivale a la izquierdización de la misma. Teoría que comparte Gutenberg Martínez quien advierte que el polo más a la izquierda es una centrífuga que arrastra al resto. ¿Comparte los dichos?

-Yo comparto los dichos, no sé si los mismos términos porque ellos son avezados cientistas políticos o personas de mucha experiencia. Creo que la gente de centro progresista, de centro izquierda, lo que estamos esperando es que el candidato o la candidata pueda surgir de una primaria de ese mundo, porque eso más allá de las posibilidades electorales -que hoy día aparentemente no son muy halagüeñas pero queda mucho todavía- permite una mayor nitidez, consistencia programática y las posibilidades de retomar el rumbo del país cuando fue gobernado por ese sector, retomar un crecimiento sólido. Ahí está el quid del asunto.

Coincido con ellos que ahí es donde debiera estar ese mundo, representado por partidos que reivindican lo social demócrata, lo social cristiano como es la DC, partidos más nuevos como Ciudadanos, más liberales pero que también reivindican una impronta de esa naturaleza, el propio PRO en esta segunda versión, debieran buscarle por ahí.

Si a esa primaria uno entra tiene que entrar a las duras y a las maduras, es decir, para apoyar a quien gane y ser apoyado si gana”.

-La candidata DC Ximena Rincón, aunque se abrió a negociar la primaria común en la reunión de presidenciables de oposición, dijo que se debe lograr representar al “amplio espectro que quiere cambios”. ¿Cree que existe la posibilidad de lograr este pacto presidencial amplio opositor en términos programáticos? ¿Quién tendría que ceder?

Es bien difícil, por no decir imposible, encontrar un común programático con el Partido Comunista y con sectores del Frente Amplio. Ellos tienen una visión, puede ser lo más legítima del mundo, pero distinta a del mundo que yo creo que debiera representar la centro izquierda, una visión de reproche absoluto a lo hecho durante buena parte de los últimos 30 años por los gobiernos de la Concertación. Culpan a esa coalición, de manera muy injusta, de males y no hay ningún reconocimiento a lo construido, que a mi juicio, a pesar de que voy contracorriente, fueron los mejores 30 años de la República desde el punto de vista económico, cultural y social.

Hay una posibilidad cierta que en esa primaria gane un candidato de una izquierda intensa, particularmente la posibilidad de Daniel Jadue”.

-¿En este pacto que podrían configurar cerca de 13 partidos de izquierda, hay además de la DC, otros que se mantengan en la centro izquierda?

-Hay sectores socialistas que reivindican una mirada social demócrata, yo creo que hay sectores del PPD, particularmente su propio candidato Heraldo Muñoz que reivindican la social democracia. Yo he escuchado a Paula Narváez declaraciones en ese sentido también. Lo que pasa es que muchos de ellos tienen una mirada más condescendiente respecto del tema de la unidad total en el entendido de que es la fórmula para derrotar a la derecha o centro derecha. Yo tengo mis dudas que sea la fórmula, creo que en la medida en que la centro izquierda no es nítida en sus propuestas, en la medida en que no es clara, lo que termina siendo y en eso Martínez tiene razón, es que visando su discurso lo que puede terminar produciendo aquello es que ese mundo a la larga se quede sin candidato.

-¿Pueden desaparecer estos sectores producto de la unión?

-Yo espero que no haya tal unión, pero no creo que la centro izquierda solo esté representada por la DC, creo que también hay espacios para ello en el PPD. Yo creo que Heraldo Muñoz es una persona de centro izquierda por su discurso, por lo poco que lo conozco, que por cierto cree que hay que hacer cambios respecto de los hechos y podemos tener diferencias, pero son absolutamente manejables desde el punto de vista político. No así cuando tienes una diferencia substancial en temas económicos profundos o en temas de vigencia y valor universal de los derechos humanos como ocurre con el Partido Comunista.

“Es un grave error aislar a la Democracia Cristiana y obligarla a ir por su cuenta en la primera vuelta”

-¿Cuál debiera ser la estrategia de la Democracia Cristiana para enfrentar la elección presidencial?

-Por lo menos mi lectura es que el presidente de la DC y en varias entrevistas la candidata de la DC señalan como el lugar más amigable para competir una primaria de la centro izquierda. Yo coincido con eso, más allá que de repente puedan haber algunas señales de pensamiento en la unidad total. Yo espero que impere lo primero, que es lo más común que yo he escuchado, espero que sea así.

-Mientras Walker dice que esta unión izquierdizada subsidia a la derecha con votos, el candidato del PR, Carlos Maldonado, asegura que cuando van divididos gana la derecha. ¿Por cuál opción se inclina usted?

-Me inclino mucho más con lo que señala Ignacio Walker en el sentido que los hechos han demostrado que cuando uno entra a una primaria total, como es lo que algunos sostienen que hay que buscar una primaria absoluta entre toda la oposición, desde la DC hacia al sur o norte, si a esa primaria uno entra tiene que entrar a las duras y a las maduras, es decir, para apoyar a quien gane y ser apoyado si gana. Como hay una posibilidad cierta que en esa primaria gane un candidato de una izquierda intensa, particularmente la posibilidad de Daniel Jadue, yo creo que eso va a terminar produciendo que sectores de centro puedan quedar sin candidatura y sin opción en una primera o segunda vuelta. Creo que se produce el efecto centrífugo.

Creo que la gente de centro progresista, de centro izquierda, lo que estamos esperando es que el candidato o la candidata de ese mundo pueda surgir de una primaria de ese mundo”.

-¿Podrían los votantes históricos de la DC alinearse detrás de Jadue en ese escenario de primarias?

-Lo veo difícil. No soy el intérprete ni el titular de ese mundo, pero lo veo difícil. Tengo la impresión de que incluso en la última elección presidencial, en la segunda vuelta, hubo un sector que votó por la Concertación -por candidatos DC o no DC- que en esa segunda vuelta, obligados a votar por Piñera o Guillier, que es una versión algo edulcorada del FA o el PC, pero así todo terminaron votando por Piñera y dándole a Piñera y a la derecha un triunfo poco conocido en porcentaje de votos.

-¿Por qué se ve como un ideal lograr la primaria amplia de izquierda? ¿A quién beneficia?

-Hay una cuestión entendible que es el hecho de creer que aquello asegura la recuperación democrática del poder, es la tesis de Maldonado, pero esa tesis no está comprobada y además creo que en las campañas pueden darse elementos de unidad electoral muy amplios, pero después cuando sea el gobierno si es que se llega a ganar, esos elementos de unidad electoral no sirven para gobernar y particularmente para gobernar bien.

-Guido Girardi del PPD propone una primaria legal sin la DC. ¿Qué hay detrás de ese llamado?

Es un grave error aislar a la Democracia Cristiana y obligarla a ir por su cuenta en la primera vuelta o enfrentarla después que no va a haber tiempo, en una primaria de ese candidato de centro izquierda versus la DC, no sé cuál es la tesis ahí. No creo que tenga una justificación, no creo que sea la opinión generalizada, es la opinión de una persona importante en el PPD y que en estos últimos 30 años ha sido muy importante. Creo que sería un grave error. No soy capaz de juzgar las intenciones, pero sí creo que sería un grave error romper la unidad de la centro izquierda, como si la centro izquierda hoy día tuviera candidatos muy posicionados, cuestión que no ocurre, y además agregarle una división interna. Sería un error.

No corresponde decir que yo voy a votar por un proyecto manifiestamente inconstitucional por esa Constitución que jure o prometí cumplir”.

-La bancada DC se ha alineado con su candidata presidencial para apoyar proyectos declarados inconstitucionales por el Gobierno, como el tercer retiro del 10% o incluso el royalty minero. ¿Qué le parece? ¿Demuestra esto un giro hacia la izquierda?

-Déjeme ver la parte llena del vaso, porque a mi me tocó las últimas dos veces que la DC llevó o intentó llevar candidatos, primaria o no primaria de por medio, me tocó vivir lo contrario, es decir, cuando la inmensa mayoría de la bancada de parlamentarios DC no estuvo con su candidato o estuvo tibiamente. A mi me tocó vivir eso desde el Congreso en la precandidatura de Claudio Orrego, fue dramático y me tocó vivir eso desde el comando de Carolina Goic en la última elección, entonces qué bueno que ahora no hayan tantas dudas internas. Dicho eso, en lo personal, no corresponde decir que yo voy a votar por un proyecto manifiestamente inconstitucional por esa Constitución que jure o prometí cumplir y después agregar que lo hago para que se cree la conciencia en el Ejecutivo que hay que impulsar, yo no comparto esa manera de ver y hacer política.

-¿Lo dice por el diputado Matías Walker quien ha hecho ese tipo de advertencias?

-No, no. Lo digo por las votaciones que han habido en las comisiones, no me refiero a nadie en particular, pero si Walker está en esa tesis, no comparto la tesis de Walker.

Me parece grave y desleal haber hecho pública una conversación privada del presidente de la DC”.

-¿Qué le pareció que el presidente del partido, Fuad Chahin, acusara al Gobierno de sabotear el proceso constituyente ante la postergación de elecciones, incluso mencionando una acusación constitucional al respecto?

Cuando uno se refiere a una declaración que fue en el contexto de una conversación privada, que alguien deslealmente la entrega públicamente, lo primero que hay que  haces es criticar es eso. Porque si vas a transformar la política en la entrega permanente de cuestiones de carácter privado dichas en tonos coloquiales o situaciones muy especiales… le pasó antes a la señora del Presidente de la República y eso a mi me pareció grave y desleal lo que hicieron con ella, a mi me parece grave y desleal haber hecho pública una conversación privada del presidente de la DC. Dicho eso, si me pregunta si comparto que existió la decisión de boicotear, no comparto ese juicio.

/Entrevista de Daniela Bas para El Líbero

/gap