La ministra del Interior, Izkia Siches, valoró este lunes tres operativos realizados por la Policía de Investigaciones que permitieron sacar de circulación 65 armas de fuego y más de 480 kilos de droga, recalcando la necesidad de lograr un acuerdo político para abordar la crisis de seguridad pública que vive el país.

La jefa de gabinete hizo el llamado tras entregar detalles de la operación “American Eagle”, llevada a cabo por la Brigada Investigadora del Crimen Organizado en conjunto con la Fiscalía Local de Pudahuel, que permitió detectar a un ciudadano chileno que adquiría armas de fuego desde el extranjero importándolas de manera ilegal.

De esa manera, el sujeto evitaba que quedaran registradas en la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN). Este hombre recibía partes y piezas de un segundo involucrado, que en su calidad de armero civil las adaptaba para confeccionar armas de fuego, que posteriormente eran entregadas a diferentes bandas criminales.

En el procedimiento se logró incautar 26 armas inscritas, 39 armas no inscritas y 99.203 cartuchos de diferentes calibres. Ante ello, Siches destacó “el trabajo tanto del Ministerio Público como de la Policía de Investigaciones por seguir haciendo acciones que nos permitan tener un país más seguro”.

“La ciudadanía espera que nuestras instituciones logren resolver y desbaratar las bandas que han mostrado día a día nuevas formas de operación. Como Gobierno, creemos que hay que cambiar el modo de funcionamiento de nuestro país en materia de armas, así lo da cuenta la cantidad importante que están en este decomiso”, dijo.

En ese contexto, la secretaria de Estado reiteró el planteamiento realizado el jueves pasado por el Presidente Gabriel Boric, invitando “a los distintos sectores políticos a trabajar en un acuerdo que permita consolidar una agenda donde las armas no sean una normalidad, sino una excepción”.

Detalles del procedimiento

Cabe destacar que, en la actividad realizada en el Cuartel Independencia de la PDI, la titular de Interior dio cuenta de otras dos operaciones lideradas por la Brigada Antinarcóticos Metropolitana, en conjunto con las fiscalías Local de San Bernardo y Metropolitana Sur, respectivamente, donde se incautaron 382 y 103 kilos de drogas.

El tercer procedimiento fue una incautación de armas materializada por la Brigada de Investigación Criminal San Bernardo referente a 24 armas de fogueo de venta prohibida por la Ley 21.412 de Armas, imitación de reales y de fácil adaptación y modificación para producir disparos.

Sobre el procedimiento, el director de la PDI, Sergio Muñoz, sostuvo que “estamos dando cuenta de un gran golpe al crimen organizado, un golpe certero a estas estructuras, estamos sacando de las calles toda esta cantidad de armas, así como droga que habría llegado al consumo en las poblaciones”.

“Hoy podemos decir que desde 2019 hasta la fecha hemos incautado más de 3.900 armas que habrían llegado a los barrios donde tanta inseguridad genera en la población. Esta incautación de armas de fogeo, que son perfectamente modificables, produce la mejor condición para no encontrar su trazabilidad”, detalló.

Según Muñoz, dichas armas “no tienen número de serie, no se les pueden hacer pericias para determinar de dónde vienen los disparos y esa es la relevancia de esta gran incautación de 300 armas de fogueo que perfectamente podrían haber sido modificadas con un pequeño mecanismo técnico”.

“Es una operación que se ha determinado con mucho análisis criminal, inteligencia policial. Son investigaciones de largo aliento que nos han permitido identificar a estas personas que están trayendo armamento por partes y de esa forma no pueden ser controladas, ni identificadas ni registradas”, concluyó.

/psg