Una reflexión imperdible. Vale la pena escucharlo.