Será que como escribe Yascha Mounk, politóloga germano-estadounidense especializada en teoría política y democracia. en una interesante columna en la revista estadounidense The Atlantic –titulada Cancel Everything- es la hora de cambiar la forma de relacionarnos, y “la distancia social es la única vía para detener el coronavirus” –no deja de tener un punto si se considera que en uno de los países con mayor actividad social del mundo, como Italia, el virus ha crecido exponencialmente, mientras en Japón, pese a ser el país más anciano del mundo, donde se respeta la distancia, no sucede lo mismo.

Pero la pandemia no sólo nos está permitiendo marcar ese tipo de diferencias entre los países, sino también otras como escribe Antonio Díaz Araujo en una columna en Qué Pasa sobre el manejo del Big Data. Esa información “convive muy bien en un régimen como el chino donde la Data es controlada por el Estado, pero no en países como el nuestro, donde es privada. Qué mejor ejemplo lo que ocurre en Italia, España y Portugal que han demostrado que no bastan las indicaciones de una autoridad de salud para evitar la propagación”.

/gap