El líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, acusó este viernes a Nicolás Maduro de tener vínculos con grupos narcoterroristas internacionales, como Hezbollah o las FARC, un extremo que, afirmó, “representa una grave amenaza” para la región latinoamericana.

“La dictadura de Maduro representa una grave amenaza para la estabilidad y la paz de la región”, dijo Guaidó durante su participación en el Sedona Forum, organizado por el McCain Institute.

“Hoy, Maduro tiene peligrosos vínculos militares, de inteligencia y económicos con regímenes como Irán, Rusia, Cuba y China. Esos vínculos además se extienden a grupos narcoterroristas internacionales como el ELN y la disidencia de las FARC, (y) también con Hezbollah”, agregó.

De acuerdo con el opositor, Maduro, que gobierna desde 2013, permite que “toda esa corporación trasnacional del crimen organizado” actúe en Venezuela para que le ayuden a explotar el llamado Arco Minero del Orinoco, una extensa región rica en recursos como oro, cobre, diamante, coltán o bauxita.

En este sentido, Guaidó aseguró que en esta zona “se explota oro de sangre, se comenten crímenes como trata de personas, se masacran indígenas, se violan derechos humanos y se sabotean los esfuerzos de Estados Unidos y de la comunidad internacional por atender el cambio climático”.

Por ello, pidió al Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, seguir en “la búsqueda de justicia para responsabilizar a aquellos que han saqueado” Venezuela “y han cometido graves violaciones a los derechos humanos”, en una alusión a los funcionarios de la Administración de Nicolás Maduro.

Además, instó a que se declare a la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES-PNB) como “un grupo de exterminio que busca diezmar a la población”, y que no debería contar con “ningún tipo de apoyo que contribuya con su accionar”.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, la chilena Michelle Bachelet, ha recomendado al régimen venezolano disolver este grupo policial, sobre el que pesan diversas acusaciones de violaciones a los derechos humanos por parte de activistas y dirigentes opositores.

Pero Maduro ha hecho caso omiso a las recomendaciones y ha declarado públicamente su respaldo al grupo policial.

Guaidó pidió honores para los militares que murieron en combates fronterizos

El presidente interino pidió este jueves honores para los militares venezolanos fallecidos la semana pasada en combate con un grupo de disidentes de las FARC, en una región fronteriza con Colombia, donde se produjeron un número de bajas que el régimen no definió, y que el antichavista cifra en 9.

Guaidó criticó en una rueda de prensa virtual que ni el Ejecutivo ni las Fuerzas Armadas hayan detallado hasta el momento el número de muertos en los combates, que comenzaron el pasado 21 de marzo en el estado Apure, y responsabilizó tanto a Nicolás Maduro como al ministro de Defensa, Vladimir Padrino, de los hechos.

El opositor identificó a los fallecidos como el teniente de fragata Naywil José Torres Moreno, el sargento mayor de segunda del Ejército Wilmer de Jesús Garvito, el sargento mayor primero del Ejército Ronald José Marcano Castillo y el sargento mayor de segunda del Ejército Andy José Miranda.

También dijo que perdieron la vida el sargento mayor de primera del Ejército Santiago de Jesús Reyes, el sargento de primera de la Armada, Álvaro Rafael Nariño Osto, el sargento segundo de la Armada Michael Miguel Merina Sequera y el sargento segundo de la Armada Luis David Lida Negrón, y un noveno que -aseguró- todavía no ha sido identificado.

Las Fuerzas Armadas confirmaron la muerte de ocho militares y nueve “terroristas” entre el 21 de marzo y el 5 de abril. Posteriormente, estallaron nuevos combates en los que informaron de varias muertes, pero no detallaron el número.

Hasta el momento, ninguna fuente oficial o castrense ha confirmado contra qué grupo combaten, pese a que los militares han difundido fotografías que muestran uniformes incautados con los logos y siglas de la antigua guerrilla de las FARC, una identificación que coincide con la que han hecho varias organizaciones que trabajan en el territorio.

/psg