El canciller de Alemania, Olaf Scholz, auguró en su mensaje de fin de año una década de grandes transformaciones económicas en el país, según él, las mayores en un siglo, que estarán marcadas por la transición energética y el abandono del carbón.

En su mensaje de diez minutos, que será transmitido esta noche por televisión, Scholz subrayó como “gran reto” lograr que Alemania se convierta en un país libre de emisiones de CO2 a más tardar en 2045.

“Los años 20 serán una década de transformaciones y auge”, dijo Scholz.

Para los próximos meses, el canciller destacó la tarea de seguir haciendo frente al coronavirus para lo que se requiere acelerar la campaña de vacunación y respetar las medidas sanitarias.

“Es cuestión de velocidad. Tenemos que ser más rápidos que el virus. Hagamos todo para que podamos derrotar finalmente el coronavirus el año que viene”, aseguró.

Scholz pidió también comprensión y respeto para las restricciones actuales para hacer frente a la variante Ómicron.

“Con ómicron el virus se difunde más rápidamente. Hay que tomar en serio las restricciones para la protección de todos ustedes y de sus familias”, señaló.

Por otra parte, Scholz recordó que 2021 ha estado lleno de desafíos marcados por la lucha contra la pandemia y las graves inundaciones en el oeste del país.

Scholz negó que Alemania sea ahora un país escindido y dijo que lo que él ha podido comprobar ante los retos es “una enorme solidaridad”.

“Nuestro país está unido. Lo que veo en todas partes es una gran solidaridad y una gran disposición a ayudar”, indicó.

Con respecto a las personas que rechazan las medidas contra el coronavirus y a las manifestaciones, en parte violentas, Scholz destacó que en situaciones como la actual es normal que surjan posiciones encontradas pero que una sociedad fuerte puede vivir con ellas.

“Una sociedad fuerte puede vivir con esas contradicciones si nos escuchamos los unos a los otros y si mostramos respeto”, concluyó.

/psg