A la salida del CDA quedó claro que en Universidad de Chile se tomaron muy en serio las medidas en contra del Coronavirus.

 Los jugadores fueron saliendo uno a uno en sus vehículos desde el campo de entrenamiento,  eso sí, esta vez sin detenerse para fotografiarse con los hinchas como es habitual y menos atender a los medios de comunicación que esperaban para alguna reacción de los azules.

Esto justo cuando se iniciaba la semana de superclásico, partido que fue suspendido -así como todo el fútbol chileno- unas horas más tarde.

De todos modos aún no hay claridad respecto a si los jugadores harán un trabajo físico en sus casas o tendrán que seguir entrenando en el complejo ubicado en la Cisterna.

/Eduardo Méndez Garín