Son, en total, 14 las iniciativas que busca implementar el Gobierno con el inédito plan económico presentado en la tarde de ayer, uno que costará al fisco casi US$12 mil millones -equivalente al 4,7% del PIB- y con el que incluso se utilizará el mecanismo del 2% constitucional para ayudar a financiar los efectos que tendrá el coronavirus Covid-19 para el país.

El paquete de medidas aborda tres ejes principales: reforzar el presupuesto del sistema de salud, proteger los ingresos familiares y proteger los puestos de trabajo y las empresas que los generan. Y para cada uno de ellos, hay contemplado una serie de puntos que fueron analizados por tres expertos tributaristas que compartieron sus impresiones.

“Si bien se venía hablando del tema hace varios días, hay que reconocer que las medidas anunciadas son muy positivas, de magnitud histórica y a la vez responsable”, partió señalando el abogado de Moraga & Cía y experto en derecho tributario, Álvaro Moraga, recalcando que “lo que hizo el Gobierno me sorprendió positivamente”.

“Que las mipymes posterguen el pago de IVA tres meses y de impuesto a la renta por cuatro, es un tremendo alivio para la caja. Lo mismo lo es la ratificación del Ejecutivo de la posibilidad de suspender los efectos del contrato de trabajo, a fin de mantener la fuente laboral por una parte, y evitar la quiebra por otra”, añadió.

¿Faltó algo? “Responsablemente digo que no”, aseguró Moraga. Y agregó que “es un esfuerzo sin precedentes, en una economía que venía golpeada por los factores internos y externos, que se profundizarán por la recesión mundial y por la baja del cobre”.

“Es necesario tener presente que este es un paquete de sobrevivencia y no de reactivación. Esperemos que ahora el ministros y sus equipos comiencen a estudiar uno de mediano y largo plazo, ya que de lo contrario este esfuerzo puede terminar siendo estéril”, acotó.

Por su parte, el director de Redacon, Patricio Gana, comentó que “estas medidas van en el camino correcto para poder otorgar liquidez a las pymes para que puedan seguir funcionando, ya que efectivamente es una locura pensar que las pymes van a poder pagar sueldos los próximos meses sin estar produciendo y con clientes y trabajadores en sus casas”.

Además, respecto cómo espera que sea la respuesta el mercado frente a este plan, sostuvo que “la reacción del mercado va a ser positiva, aunque algunos podrían haber esperado medidas más fuertes, pero en general son medidas correctas que deberían apaciguar el mercado, bajar el precio del dólar, debiera calmarse en los próximos días la situación del mercado, y la bolsa del país”.

Mientras que Ignacio Gepp, director de Puente Sur Tax Advisory, destacó “fundamentalmente las medidas que contribuyan a las empresas a mantener un flujo de caja. Acá no hay perdonazos, pero sí una suerte de entendimiento que no es posible sobreexigir la economía a través de tributos”. Además, deslizó que “permitir que las pymes reciban sus devoluciones antes y paguen sus impuestos después es un gran anuncio” .

También subrayó la medida que permite que baje la tasa de impuestos de timbres y estampillas por seis meses. “Me parece fantástico, porque al final del día es un impuesto que le pega tanto a las grandes empresas como a la gente que tiene que tomar un crédito de consumo. Es una seña potente de empuje al consumo, y que debe llevarnos a cuestionar la conveniencia permanente de este impuesto que encarece la vida de las personas”, dijo.

Y terminó señalando que “aplaudo que no se hayan anunciado salvatajes a grupos económicos”.

“Si bien el impacto de la quiebra de ciertas empresas estratégicas es algo sumamente delicado, en el momento de nuestra historia donde la palabra ‘dignidad’ se ha tomado la discusión, es imposible imaginarse a un Gobierno salvando a una empresa que es vista como abusadora, o hacerlo sin tomar el control temporal de ella”, concluyó.

/psg