“Si esto se pierde, se va a perder por el voto de Goic, ella va a matar a Yasna porque la gente va a entender que fue culpa de la DC”, sostenía esta mañana un senador de la oposición horas antes de que el Senado rechazara por 24 votos a favor, 15 en contra y una abstención la idea de legislar la reforma constitucional que permitiría el cuarto retiro de fondos de pensiones.

Tal como anticipaban esta mañana en la oposición, el golpe a Provoste provino de su correligionaria, la senadora Carolina Goic, que fue el voto que inclinó la balanza en contra de la aprobación de la iniciativa pese a la presión de su partido que abogó hasta último minuto para que se alineara con la carta de su partido para La Moneda. La excandidata presidencial decé, quien no va a la reelección, hace algunas semanas anunció a través de La Tercera que no aprobaría un nuevo retiro y no se movió de esa postura.

En el comando de Provoste reconocían antes de la votación que el rechazo al proyecto sería leído como una “derrota personal” para la abanderada decé, quien se la jugó públicamente por la iniciativa, pese a las dudas que había en su sector y en su bancada a raíz de los efectos adversos para la economía de un nuevo retiro.

Tras la votación, la carta de Nuevo Pacto Social evidenció su malestar. “Nos hubiese encantado estar aquí con una votación favorable en general (…), pero faltaron muchos más votos de los parlamentarios de gobierno, de aquellos que durante todo este tiempo se manifestaron a favor (…). Nos faltaron bastantes más votos que el de Carolina Goic”, dijo tras la votación.

Según fuentes de la Cámara Alta, antes de la votación la legisladora lideró las gestiones para evitar un revés antes de los comicios del próximo 21 de noviembre. “Esperamos lo mejor siempre (…). Hemos estado conversando, escuchando, acogiendo y construyendo mayorías que es lo que importa para la estabilidad del país”, dijo al llegar a la sede del Congreso en Valparaíso esta mañana.

La derrota que hoy sufrió la senadora DC con el rechazo al cuarto retiro es relevante cuando faltan solo dos semanas para los comicios presidenciales y cuando en su comando apuestan a que recoja el voto moderado que no se siente cómodo entre la alternativa de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, y el líder del Partido Republicano, José Antonio Kast.

Según senadores de la centroizquierda, la hazaña de Provoste nunca fue simple y así se le hizo saber. En su sector las dudas respecto de un nuevo retiro, ante la compleja situación económica del país y los históricos niveles de inflación, tenía a varios inclinados a votar en contra. Por lo mismo, la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre el contenido particular de la reforma se vio frustrado y se optó por dejar la votación en general previo a la presidencial y la votación en particular para después de los comicios.

Las dudas fueron expresadas públicamente por senadores como Carlos Montes (PS), Jorge Pizarro (DC) y Ricardo Lagos Weber (PPD). Sin embargo, todos ellos votaron favorablemente.

De hecho, Montes señaló en el hemiciclo que iba a dar su voto a favor, aunque advirtió que eso no lo comprometía para respaldar el texto en particular de no generarse modificaciones sustanciales. A la vez, llamó a su partido a comprometerse que no estarán disponibles a un quinto retiro de fondos.

Más allá de lo que hiciera Goic, en todo caso, en las últimas horas en la oposición activaron gestiones para convencer a un tercer senador de Chile Vamos de aprobar: al RN Juan Castro. Eso, contando los votos favorables de Marcela Sabat (RN) y Manuel José Ossandón (RN). Sin embargo, según conocedores de las tratativas, las conversaciones habrían sido infructuosas.

De hecho, este lunes Castro aseguró a 24H que “espero que se vote en conciencia y sea lo mejor para no perjudicar las pensiones de los chilenos. Dije que mi voto iba a ser en contra. No me gustaría aprobar en general porque para qué alargar una discusión si lo más probable es que en particular se verá luego de las elecciones. ¿Para qué? Para rechazarla. Entonces siento que la responsabilidad de todos los senadores, de izquierda y derecha, está para rechazar el cuarto retiro”.

Quien también había estado entre los cálculos de la centroizquierda inicialmente fue el senador Iván Moreira. Sin embargo, el parlamentario UDI se mostró en contra de la iniciativa esta mañana y aseguró que “la resaca de la fiesta de la irresponsabilidad la van a pagar como ocurre con cada crisis los más necesitados (…). No estoy disponible para esta pirotecnia electoral para favorecer candidaturas presidenciales”, sostuvo, a la vez que dejó la sala y aseguró que no votaría la reforma.

Pese a todo, y más allá de los efectos que pueda tener el desenlace en la candidatura de Provoste, en la centroizquierda aseguraban esta mañana que el rechazo abre la posibilidad de un acuerdo en comisión mixta. Algo que, en todo caso, no llegaría antes de la primera vuelta.

“Debemos construir un acuerdo razonable en el Senado, con los diputados y diputadas, responsable con Chile y con su gente. Esta es mi apelación a la conciencia y a la voluntad de quienes somos protagonistas de las transformaciones fundamentales que tiene que enfrentar nuestro país”, dijo Provoste ante sus pares en la sala en un último gesto para convencerlos.

Acusación Constitucional a Piñera: ¿se superó la valla o se abre nuevo desafío?

Al resultado del cuarto retiro en el Senado, esta mañana Provoste sumó un nuevo elemento que tendrá que enfrentar previo a los comicios presidenciales: la acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera.

Luego de que la Cámara de Diputados y Diputadas aprobara esta mañana el libelo contra el Mandatario, será el Senado el que, actuando como jurado, deberá decidir si es o no culpable de las infracciones que se le acusan. La complejidad es que para que alguno de los capítulos sea acogido y el jefe de Estado sea destituido, se requieren 2/3 de los senadores en ejercicio, es decir, 29 votos.

En la centroizquierda aseguran que es imposible que la acusación se apruebe en la Cámara Alta, porque se requerirían votos de la derecha para ratificarla. Y si bien descartan que aquello pueda abrirle un flanco a Provoste, desde el comando de Boric lo ven como una oportunidad.

Fuentes de sus equipos sostienen que buscarán “tensionar” a la abanderada decé y la emplazarán a buscar los votos necesarios para destituir al Mandatario.

Sin embargo, en el entorno de la senadora tienen una interpretación opuesta. “No depende de ella, además sería una deslealtad cuando Jaime Naranjo salvó a Giorgio Jackson de no poder votar por culpa de Boric”, decía esta mañana un legislador opositor.

Con todo, en el entorno de Provoste señalan que el mejor escenario para ella era que la acusación no se cayera en la Cámara Baja con votos de la bancada democratacristiana.

La amenaza de que el diputado Jorge Sabag terminara haciendo fracasar el libelo al encontrarse en Chillán por una sospecha de Covid-19, puso nerviosa a Provoste. Tanto fue así que la abanderada monitoreó personalmente la situación al contactarse con los diputados Gabriel Ascencio y Gabriel Silber durante la maratónica jornada para asegurarse de que estuvieran todos cuadrados. Si hubiesen sido votos decé los que hubieran hecho fracasar la acusación, el costo lo habría pagado ella, dicen en la centroizquierda.

En el Frente Amplio reconocen que de haberse dado ese escenario lo habrían utilizado electoralmente para confrontar a Provoste. Con todo, la senadora por Atacama tendrá de todas formas un dilema: hacerle un gesto al centro político y, por su propia experiencia con las acusaciones constitucionales, rechazarla. O, por el contrario, entendiendo que se rechazará pese a su posición, votarla a favor.

En sus equipos, en todo caso, sostienen que aún el tema no ha sido abordado y que la legisladora pedirá asesoría a algunos constitucionalistas de confianza para definir si hay sustento.

Lo que sí complica a su comando es que la votación del libelo quede para el próximo lunes: ese día está agendado el último debate televisivo previo a la elección, ocasión en la que la legisladora tiene puestas todas sus fichas para dar vuelta las tendencias y ser ella quien pase a un eventual balotaje. De coincidir ambas fechas, más allá del resultado que de todas formas podría ser usado por sus contendores, la abanderada tendría menos tiempo para prepararse.

Esta tarde, además, se espera que llegue al Senado otra controvertida iniciativa que mantiene dividida a la DC: la que busca extender el estado de excepción constitucional en la Macrozona Sur. Si bien Provoste ya tendría zanjado rechazar, su posición también puede abrirle críticas desde el centro político, un sector que para varios en la oposición ella debe convocar.

En el caso de la bancada decé en la Cámara Baja, cinco de sus diputados votaron a favor de la prórroga: Jorge Sabag, Manuel Antonio Matta, Daniel Verdessi, Matías Walker y Mario Venegas. Mientras que Joanna Pérez (distrito 21 – Arauco) se abstuvo. Sus sufragios se sumaron a la amplia mayoría que aprobó la medida. Hoy mismo Provoste estará obligada a dar su parecer en el Senado.

/psg