El líder opositor Juan Guaidó fue ratificado este lunes por la oposición como “encargado de la presidencia” de Venezuela, una figura que este dirigente adoptó en 2019 con apoyo internacional para intentar desplazar del poder al dictador socialista Nicolás Maduro.

Diputados del Parlamento de mayoría opositora elegido en 2015, aprobaron su “continuidad (…) hasta por doce meses continuos a partir del 4 de enero de 2022″, manteniendo su línea de desconocer las elecciones presidenciales de 2018 y las legislativas de 2020, procesos que denuncian como “fraudulentos”.

“El presidente de la Asamblea Nacional actuará como encargado de la presidencia” de Venezuela “a los efectos de defender la democracia y dirigir la protección de los activos del Estado en el extranjero”, señaló, refiriéndose a fondos estatales bloqueados a la administración de Maduro en Estados Unidos y otros países, un acuerdo aprobado cerca de la media noche en una reunión por la plataforma Zoom.

Se reformaron, sin embargo, atribuciones del llamado “gobierno interino” con la promesa de mayores controles en el manejo de recursos públicos y se eliminaron cargos en esa estructura.

“(Es) una reforma que representa, en este momento, poder no solamente rendir cuentas de manera más transparente al país, sino ser más ágiles”, celebró Guaidó, que sortea de este modo divisiones entre los principales partidos opositores en torno a su estatuto.

Después de desconocer la reelección de Maduro en 2018 en unas votaciones en las que los principales partidos opositores se negaron a participar al calificarlas de fraude, Guaidó asumió como presidente interino frente a una multitud en una plaza en Caracas.

Estados Unidos, el principal aliado de Guaidó y uno de los más de 50 países que reconocieron su interinato, le dio control de activos de Venezuela bloqueados a la administración de Maduro en el extranjero. Denuncias de corrupción y malos manejos han saltado en los últimos meses, lo que profundizó fracturas entre distintos sectores de la oposición.

La denominada plataforma unitaria de la oposición venezolana acordó respaldar una prórroga, hasta el 31 de diciembre de 2022, a la “presidencia encargada (interina)” de Guaidó, a la que varias figuras del antichavismo se han opuesto.

“Con respaldo unánime de la plataforma unitaria, la asamblea aprobó la continuidad constitucional del poder legislativo y la presidencia encargada”, publicó la oposición en su cuenta de Twitter.

Guaidó nombró una comisión delegada, una instancia contemplada en la Constitución para operar solo durante los períodos vacacionales de los diputados y que está conformada por menos del 10 % del pleno, integrada por miembros de la AN, de mayoría opositora, y de la que se desmarcaron varios ex diputados.

En esa comisión, que no cuenta con el respaldo de todos los ex legisladores que inicialmente debían integrarla, Guaidó recibió el respaldo para extender su cargo.

/psg