El proceso se inició el 25 de octubre de 2020 con el Plebiscito de entrada; continuó con la elección de convencionales; luego vino el desarrollo del órgano constituyente; para seguir con la difusión del texto y; finalmente, el Plebiscito de salida del 4 de septiembre de 2022.

Una vez consumada la contundente victoria del «Rechazo» en el Plebiscito Constitucional de salida y con gran parte de los análisis electorales realizados, ahora llegó el momento de sacar cuentas respecto a lo que dejó el proceso constituyente, iniciado formalmente el 25 de octubre de 2020 con el Plebiscito Constitucional de entrada.

Más allá de que un 61,9% de los chilenos decidiera rechazar la propuesta de Carta Magna que elaboró la Convención Constitucional durante un año, luego vino el turno de los balances, siendo el económico uno de los más importantes. Bajo este contexto, la pregunta que se busca responder es ¿cuánto se gastó en todo el proceso?

 

 

PROCESOS ELECCIONARIOS

El primer gran gasto en que incurrió el Estado de Chile fue el realizado para el Plebiscito de entrada, el del 25 de octubre de 2020 que culminó con casi un 80% de los votantes aprobando la redacción de una nueva Constitución, la que estaría a cargo de un órgano nuevo, que sería elegido democráticamente. El proceso –según consigna Meganoticias en base a datos de la Dirección de Presupuestos– tuvo un costo de $25.802 millones.

 

 

El segundo gran proceso se llevó a cabo el fin de semana del 15 y 16 de mayo de 2021, donde a pesar de que la pandemia del covid-19 azotaba fuertemente a los chilenos, más de 6 millones de personas emitieron su sufragio para elegir a convencionales, pero también a alcaldes, concejales y gobernadores regionales. El total del proceso tuvo un costo de $50.607 millones, pero se desconoce a ciencia cierta cuánto costó sólo la elección de constituyentes.

La tercera parte de este proceso eleccionario se vivió justamente este domingo 4 de septiembre, cuando más de 13 millones de personas emitieron su voto en las urnas para decidir si aprobaban o rechazaban el texto redactado por la Convención Constitucional. El Plebiscito de salida tuvo un costo de $19.500 millones, según se desprende de las órdenes de compra emitidas por el Servicio Electoral (Servel) ante Mercado Público.

CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL

 

 

12 fueron los informes de ejecución que realizó la Secretaría Administrativa de la Convención Constitucional, siendo el último el presentado el mes de junio de 2022.

Estos documentos dan cuenta que los gastos entre julio de 2021 y junio de 2022 en el órgano encargado de redactar una propuesta de nueva Constitución ascendieron a $18.751 millones, según consigna Meganoticias. No obstante, esta cifra aumentaría a $20.920 millones al contabilizar los gastos de agosto de 2020, aún no informados de manera oficial por la Secretaría Administrativa de la Convención.

El desglose de esos casi $21 mil millones gastados por el órgano constituyente, dan cuenta que un poco más de $5 mil millones ($5.044.000.000) fueron utilizados para las remuneraciones de los 155 convencionales, incluidas las de Rodrigo Rojas Vade, quien recibió su sueldo hasta febrero de este año.

Para el pago de asesores, se destinaron $3.369 millones; mientras que en servicios como mobiliario, insumos, traslado y aseo, entre otros ítems, se pagaron $4.184 millones entre julio de 2021 y junio de 2022. Meganoticias también señala que se destinaron $854 millones para el pago de adecuación de espacios; mientras que en la habilitación del ex Congreso Nacional de Santiago se usaron $805 millones.

DIFUSIÓN DEL PROCESO

El último gran gasto que tuvo el proceso constituyente vino por parte del Gobierno, el cual lanzó tres campañas informativas sobre el Plebiscito Constitucional de salida del domingo pasado: el primero, de mayo de 2022, se llamó «Hagamos Historia»; el segundo, de fines de julio, llevó por nombre «Chile Vota Informado»; mientras que el tercero, de fines de agosto, se tituló «Tu Voto Decide».

Según se puede constatar en el sitio web de Mercado Público, las órdenes de compra de estas tres campañas dan cuenta que tuvieron un costo de $1.760 millones.

En ese sentido, se informó que sólo el plan de medios y los spots publicitarios de la segunda campaña («Chile Vota Informado») costaron $1.050 millones.

En tanto, el precio de la impresión y adquisición de ejemplares de la propuesta de nueva Constitución tuvieron un costo de $712 millones, teniendo en cuenta que según los registros del Gobierno, se entregaron más de un millón de copias a la ciudadanía.

/gap