Pero no sólo conviene revisar la física cuántica, sino también las matemáticas, porque por estos días el debate ha pasado de los 2/3 a los 4/7, pasando por las mayorías simples y los 3/5.

Una fiesta de “fracciones” o de “quorum” que para el caso es lo mismo. Todo se trata de calcular como hacer más fácil lo que algunos quieren hacer más difícil. Si los argumentos no bastan, bien valen las matemáticas, cuando de cambios constitucionales se trata.

Porque al final en la semana en que la encuesta CEP nos recordó que el escenario de cara al plebiscito sigue incierto, con un 27 que rechaza, un 25 que aprueba y un 37 que no se ha decidido, el viejo Chile de los consensos, dirán algunos, parece cosa del pasado -aunque en rigor sólo en parte, porque entre los consultados en la CEP un 69% sigue favoreciendo los acuerdos.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap