La animadora Vivi Kreutzberger relató las complicaciones personales y familiares que ha enfrentado durante el último año al estar a cargo de su padre, Mario Kreutzberger, quien a sus 80 años es parte de la población de riesgo por la pandemia del coronavirus.

En una conversación con Angélica Castro en radio Agricultura, la hija de Don Francisco admitió que la emergencia sanitaria implicó diversos desafíos tanto para ella como para su entorno.

“Me ha costado mucho, ha sido un año difícil, porque no me preguntes por qué la gente de la familia decide que la hija se hace cargo (de los papás), porque mis hermanos brillan por su ausencia, pero yo por ejemplo estaba todo el tiempo (diciéndoles) ‘no salgan’, ‘saben por favor tomen las preocupaciones’, ‘tómense el test si alguien va a tener que entrar a la casa’”, expresó.

Vivi Kreutzberger señaló que en este tiempo ha estado “protegiéndolo mucho (a su padre) y después también haciendo un coaching importante, porque mi papá ya llega un momento en que dice ‘no puedo más, ya voy a salir’ y yo ‘¡nooo! no vas a salir’ y llamando como para que no lo dejen salir y como aliándome con la gente que trabaja con él o gente cercana”.

De todas formas, la comunicadora explicó que a pesar de la distancia la familia se comunica una vez por semana a través de la plataforma Zoom.

“Llevan un año encerrados, y no solamente ellos, todos los adultos mayores, ha sido una cosa muy difícil”

/gap