Pero mientras para la investigadora del CEP, Sylvia Eyzaguirre, no podemos contentarnos con tan poco, para Javier Sajuria el problema de quienes se oponen al texto es que tampoco ofrecen “ideas concretas que puedan competir con el texto que salga de la Convención”.

Un ejemplo, dice, son las críticas de Ignacio Briones en una columna en este diario. “(Él) dice que el sistema político aumentará la fragmentación e impedirá que los gobiernos puedan llevar adelante políticas públicas, pero no provee evidencia alguna”. O, agrega, “se queja de la supuesta falta de ‘pesos y contrapesos’, pero de nuevo sin evidencia”.

Según Sajuria, el problema es que “entre los defensores del actual texto constitucional abunda ese desierto de ideas que deviene en críticas contradictorias”. Al final, uno y otros parecen apuntar a lo mismo. Realidades paralelas.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap