Este martes, diputados de oposición, acompañados por la presidenta del Senado, Yasna Provoste, presentaron una reforma constitucional que busca la condonación universal de las deudas estudiantiles.

La iniciativa, impulsada por el candidato presidencial de Nuevo Trato, Pablo Vidal -y respaldada por los legisladores Matías Walker (DC), Camila Vallejos (PC), Camila Rojas (Comunes), Leonardo Soto (PS), Andrea Parra (PPD) y Marcela Hernando (PR)- mandata al Presidente de la República a presentar en un plazo de tres meses un proyecto de ley que establezca un mecanismo que elimine completamente las deudas contraídas por los y las estudiantes para financiar su educación superior.

La iniciativa también incluye “la prohibición de la mantención de registros de deudores morosos de créditos de educación superior por parte de instituciones que otorguen créditos, y la atribución de potestades suficientes a algún órgano de la administración del Estado para fiscalizar efectivamente el cumplimiento de dicha prohibición”.

En el punto de prensa celebrado esta mañana, Vidal sostuvo que “la necesidad de que el Estado se haga cargo de financiar el excesivo endeudamiento estudiantil en el contexto de la pandemia del Covid-19 es un debate urgente y que permitirá aliviar a miles de deudores, además de inyectar vía condonación de deuda más liquidez a todas sus familias”.

El diputado también agregó que “la morosidad total del sistema es de 44,5% equivalente a 248.699 deudores, lo que permite concluir que este crédito resulta ser un gasto más que una inversión para el Fisco”, y agregó que “la enorme crisis que vive el país nos debe forzar a encontrar múltiples fórmulas que alivien a las familias en Chile y nos permitan una reconstrucción tanto económica como social”.

/gap