La historia es archiconocida: Alexis Sánchez debutó en Cobreloa el 12 de febrero de 2005 con apenas 16 años en el triunfo de los loínos 5-4 sobre Deportes Temuco.

El debut dejó locos a los hinchas mineros y también a la prensa local, la que rápidamente lo bautizó como Niño Maravilla. Esto se acrecentó un mes después, cuando Sánchez marcó su primer gol oficial ante Deportes Concepción.

Este apodo se hizo fuerte cuando el delantero jugó la Copa Sudamericana para Colo Colo en el segundo semestre de 2006, puesto que todo el continente lo conoció así: El Niño Maravilla, o el Maravilla.

Luego de romperla en el Cacique, el atacante pasó a River Plate, donde a punta de talento, regates y rapidez, deleitó a la parcialidad millonaria y sus propios compañeros lo cobijaron en virtud de su juventud y timidez. Pese a su apodo bien ganado, en la interna del camarín lo llamaban el Cachái y el propio Alexis contó la razón: “Me lo pusieron mis compañeros porque en lugar de decir me entiendes respondía siempre diciendo cachái”.

Pero el apodo que Alexis eligió como su favorito no es ninguno de ellos.

Todo nació en 2012, cuando el goleador jugaba en Barcelona y el diario Mundo Deportivo buscó un nuevo apodo para el chileno y en la encuesta participaron miles de hinchas del cuadro azulgrana. Los más votados fueron: Tocopilleitor, Alexis el Bárbaro, Maravilla Sánchez y Correcaminos.

Consultado por el medio español que hizo esta encuesta, el delantero declaró cuál es su verdadera preferencia:

“Tocopillator, me gustan las peliculas de Arnold Schwarzenegger, pero sobre todo lo elijo porque tiene relación con Tocopilla, mi ciudad”

Lo cierto es que Alexis seguirá siendo llamado el Niño Maravilla hasta el resto de sus días, pero si usted quiere agradarlo, ya sabe cuál es su apodo favorito: Tocopillator.

/Eduardo Méndez Garín