Cuándo Carabineros recién salía de los servicios para cubrir la seguridad del plebiscito del 4 de septiembre, los uniformados recibieron de inmediato otra misión: disponer de un plan para resguardar una nueva oleada de protestas que se esperan para este domingo 11 de septiembre, en que se conmemoran 49 años del golpe militar.

No se ha dejado nada al azar. El lunes 5, cerca de 2.500 carabineros recibieron instrucciones directas del jefe la Zona Metropolitana, el general Enrique Monrás, para delinear las estrategias en torno a extensas jornadas de manifestaciones que se prevén para el 11-S. Los servicios, según se definió, comenzarán a desplegarse desde las 6:00 a.m. y hasta la medianoche. En el plan, además, se considera la posibilidad de que la madrugada del sábado ya existan protestas en zonas emblemáticas como es el caso de Villa Francia, en Estación Central, epicentro de eventos violentos en jornadas como estas.

Será un exigente fin de semana para la policía uniformada, considerando que para el viernes se espera el corolario de las intensas movilizaciones estudiantiles que se desarrollan desde el lunes 5 en centro de Santiago. Por lo mismo, el Ministerio del Interior -a través de la Subsecretaría- ha estado “encima” del despliegue de Carabineros para estos días, convocando reuniones diarias con el alto mando policial.

Tanto así que, este miércoles, mientras el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, estaba reunido con los generales de Carabineros Marcelo Araya (director de Orden y Seguridad), Enrique Monrás y Luigi Lopresti (director de Inteligencia), irrumpió la nueva ministra del Interior, Carolina Tohá. La debutante jefa de la cartera aprovechó que estaba reunida con el general director, Ricardo Yáñez, para interiorizarse sobre lo que estaba pasando en materia de orden público.

Los generales y el subsecretario le expusieron cuál era el escenario de los desórdenes públicos y cómo estaban buscando contener los hechos de violencia, donde el foco ha estado puesto en dos etapas de acción: el diálogo y actuar a partir de delitos flagrantes, junto con desplegarse en las afueras de las estaciones de Metro para evitar ingresos masivos -evasiones-, la detención del tren subterráneo y posteriores destrozos.

La nueva ministra del Interior, Carolina Tohá, se reunió ayer con el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez. Luego de esa cita se incorporó a una presentación que la policía hacía al subsecretario Monsalve sobre los desórdenes de las marchas estudiantiles.

Este jueves hubo lugar para otra cita en Palacio, esta vez para hablar de lo que serán los despliegues operativos para el domingo, la que también estará marcada por la tensión de la escalada de violencia de las protestas estudiantiles que se han desarrollado toda esta semana.

El general Monrás explicó a La Tercera PM que “partiremos muy temprano con servicios preventivos en todo el eje de la Alameda y San Antonio. La idea es facilitar el traslado de la romería para que se haga con todo el resguardo para garantizar la seguridad, tanto de las personas que asisten a la manifestación, como para quienes viven en el entorno o cumplen funciones comerciales en la zona que abordará la marcha”.

/psg