El enviado de Rusia a Estados Unidos advirtió en diálogo con Newsweek que los líderes de la OTAN, la alianza atlántica encabzada por Estados Unidos, no alcanzan a comprender la gravedad de un posible conflicto nuclear.

Funcionarios y figuras influyentes estadounidenses y de otros países de Occidente vienen acusando al Kremlin de convocar el espectro de una guerra nuclear por el apoyo de la OTAN a Ucrania durante la invasión rusa. Pero el embajador de Moscú en Washington, Anatoly Antonov, aseguró que se trata de “una ráfaga de flagrante tergiversación” de los dichos de los funcionarios rusos sobre la política nuclear de Moscú.

Y fue más allá al asegurar que fueron los aliados occidentales quienes demostraron ser irresponsables. “La generación actual de políticos de la OTAN claramente no se toma en serio la amenaza nuclear”, dijo Antonov a Newsweek.

Los principales líderes militares de EEUU, como el secretario de Defensa Lloyd Austin y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark A. Milley, acusaron al ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, de “ruido de sables nucleares” después de que asegurara el mes pasado que “el peligro es serio, real, y no debemos subestimarlo”.

En esa entrevista con la televisión estatal rusa, invocando la crisis de los misiles cubanos de 1962, cuando EEUU y la Unión Soviética estuvieron cerca de la guerra nuclear, Moscú y Washington habían entendido las reglas de conducta entre las superpotencias, dijo, “ahora quedan pocas reglas”.

Antonov calificó las acusaciones de EEUU de “infundadas” y “parte de una campaña de propaganda lanzada contra Rusia en respuesta a las medidas adoptadas para neutralizar las amenazas a nuestra seguridad nacional que emanan del territorio ucraniano”.

En la entrevista con Newsweek también describió las “condiciones bajo las cuales es posible el uso de armas nucleares” según la doctrina oficial rusa, que establecería que tales armas “pueden usarse en respuesta al uso de armas de destrucción masiva contra Rusia y sus aliados, o en caso de agresión contra nuestro país, cuando se ponga en peligro la existencia misma del Estado”.