El canciller de Austria, Karl Nehammer, ha instado al presidente ruso, Vladimir Putin, a poner fin a la guerra en Ucrania durante una conversación que ha distado de ser “una visita amistosa”, sino más bien un diálogo “directo, franco y muy duro”.

Nehammer es el primer jefe de gobierno de la Unión Europea en reunirse con Putin desde que dio orden de invadir Ucrania el pasado 24 de febrero. Tras este encuentro, el canciller austriaco ha contado que el mensaje más importante que se le ha trasladado al líder ruso ha sido “que esta guerra debe finalmente terminar” porque “en una guerra solo hay perdedores en ambos lados”.

“No fue una visita amistosa”, ha zanjado Nehammer en un comunicado emitido por el Gobierno y del que se han hecho eco los medios austriacos. “Traté los graves crímenes de guerra en Bucha y otros lugares y enfaticé que todos los responsables deben rendir cuentas”, ha revelado.

A su vez, el canciller ha transmitido también a Putin que las sanciones contra Rusia no solo se mantendrán, sino que están sujetas a ser ampliadas y endurecidas mientras continúe la agresión rusa sobre territorio ucraniano.

“Ahora informaré nuevamente a nuestros socios europeos sobre mi conversación con el presidente ruso y discutiremos los pasos a seguir”, ha añadido finalmente tras el encuentro que duró unos 75 minutos.

El diario The Guardian aseguró que el ministro de Relaciones Exteriores de Austria, Alexander Schallenberg, dijo hoy que el canciller le diría a Putin que “está aislando a Rusia, que perderá esta guerra moralmente y que está haciendo todo lo malo que se puede hacer mal”.

Schallenberg agregó que el viaje tenía como objetivo pedir que se establecieran corredores humanitarios para aliviar el “infierno” que la campaña había causado en Ucrania.

La conversación entre ambos se da después del viaje del austriaco este fin de semana a Kiev, en donde estuvo visitando algunas de las localidades en las que se han denunciado supuestas violaciones y crímenes de guerra perpetrados por las fuerzas rusas.

Si bien Austria generalmente mantiene vínculos más estrechos con Moscú que muchos otros países de la UE, ese no ha sido el caso recientemente.

Nehammer ha expresado su solidaridad con Ucrania por la invasión rusa y denunció aparentes crímenes de guerra rusos allí. Su gobierno también se unió a otros países de la UE para expulsar a los diplomáticos rusos de Viena.

(con información de AFP, EFE, EP y AP)

/psg