Un nuevo retiro previsional masivo empujado por parlamentarios y uno acotado impulsado por el Gobierno, son los dos proyectos que votará esta tarde la Cámara de Diputados y, mientras tanto, el Banco Central entregó esta mañana cifras relevantes respeto a la situación de las familias al cierre de un 2021 marcado por los apoyos fiscales para enfrentar la pandemia y los giros desde los fondos de pensiones.

La entidad presidida por Rosanna Costa publicó las Cuentas Nacionales por Sector Institucional al cuarto trimestre del año pasado, recalcando que los hogares del país “continuaron reflejando” los efectos de las medidas económicas de ayuda y los retiros previsionales, sumado a una mayor apertura económica y al efecto de la baja base de comparación de 2020″.

En ese contexto, el ente rector detalló que en 2021 el ingreso disponible bruto de los hogares aumentó 20% respecto al año anterior, “explicado principalmente por las transferencias corrientes netas, con una incidencia de 11,1pp. (puntos porcentuales), asociadas mayormente al ingreso familiar de emergencia universal y a la extensión de beneficios otorgados por el Gobierno”.

Asimismo, y dada la recuperación del mercado laboral, las rentas de la producción (salarios e ingresos de independientes) crecieron 10,4%.

De esta forma, el resultado del ingreso disponible junto con la expansión del consumo final efectivo de 24,1% anual, “determinaron un retroceso en 3,8 pp., alcanzado una tasa de ahorro de 3,9% del PIB”, apuntó.

“Lo anterior, junto con una inversión de 3,2% y transferencias de capital de 0,7% del PIB, generó una menor capacidad de financiamiento de los Hogares, terminando el año en 1,5% del PIB”, añadió el Banco Central.

Además, el señaló que la riqueza financiera neta de los hogares alcanzó 129,1% del PIB, disminuyendo 19pp. con respecto al cierre del 2020. “Este resultado se explicó, principalmente, por la disminución de 18,9pp. de los fondos de pensiones y seguros, producto de los retiros parciales y el anticipo de rentas vitalicias, y por menores tenencias de acciones y cuotas de fondos. Estos efectos fueron compensados en parte por un menor saldo en préstamos”.

Finalmente, el instituto emisor expuso que la deuda del total de los hogares “se situó en 47,1% del PIB, menor en 3,8pp. con respecto al 2020”.

“Cabe mencionar, que, si bien el nivel total de pasivos aumentó en el año, el PIB lo hizo en mayor magnitud, explicando la caída del ratio. En relación con el stock, destacaron los préstamos bancarios – sobre todo los hipotecarios – y el mayor saldo de los créditos frente a oferentes de créditos no bancarios”, concluyó.

/psg