Fitch Ratings mantuvo en A- y con una perspectiva “estable” la clasificación soberana de Chile, destacando un balance soberano del país “relativamente sólido, además de buenos indicadores de gobernabilidad y un historial de políticas macroeconómicas creíble”.

“Las calificaciones de Chile están respaldadas por un balance soberano relativamente sólido, con deuda pública/PIB muy por debajo de sus pares, sólidos indicadores de gobernabilidad y un historial de políticas macroeconómicas creíbles centradas en un régimen de metas de inflación y tipo de cambio flexible”, resaltó la agencia.

“Estas fortalezas se equilibran con el ingreso per cápita proyectado para permanecer bajo en relación con sus pares, la alta dependencia de los productos básicos y las métricas de liquidez y apalancamiento externo más débiles”, agregó en un reporte.

En cuanto a los desafíos fiscales que enfrenta la nueva administración, Fitch recordó que el presidente Gabriel Boric asumió el 11 de marzo y prometió aumentos en el gasto social financiado a través de impuestos más altos de alrededor de 4 puntos del PIB, de los cuales casi un tercio provendría de mejores medidas de administración tributaria.

“Se espera que las propuestas fiscales específicas de Boric se anuncien en junio de 2022 y es probable que incluyan un impuesto sobre el patrimonio, mayores regalías sobre la minería, una reducción de las exenciones fiscales y la ampliación del IVA a los servicios”, indicó.

No obstante, en opinión de la clasificadora, “llegar a un consenso sobre aumentos de impuestos tan grandes en un Congreso dividido podría ser un desafío”.

“En su marco fiscal de mediano plazo, el Gobierno ha planteado una reducción del saldo fiscal nominal en casi 1,2% del PIB para alcanzar un déficit de 0,5% del PIB en 2026 y estabilizar el ratio deuda/PIB en cerca del 44% del PIB, desde el 36% en 2021. Sin embargo, existen riesgos de que cualquier reforma fiscal propuesta se diluya mientras aumenta el gasto, lo que llevaría a déficits más altos de lo esperado y, en cambio, la deuda con respecto al PIB continuaría aumentando”, alertó.

Adicionalmente, la agencia señaló que se espera para los próximos meses una reforma al sistema de pensiones, la cual probablemente incluya” una pensión universal de pago por uso para todos mientras se mantienen cuentas individuales (ya sean fondos públicos o de gestión privada), creando un pilar solidario y ampliando un esquema voluntario”.

Ante lo informado por Fitch, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, manifestó que “es una noticia positiva que fundamentalmente reconoce, por un lado, la solidez de las instituciones en Chile y, en segundo lugar, es un marco macroeconómico sólido reflejado tanto en lo que es el marco de la política monetaria, con su marco de metas de inflación de mediano plazo, y la política fiscal basada en la regla estructural”.

“En lo que se refiere a este último punto, se valora en esta evaluación del riesgo chileno, se evalúa de manera especialmente positiva la consolidación que está prevista para este año, en base al presupuesto de 2022 y en la que está prevista para los años siguientes”, añadió.

“Esto es una señal que por un lado valora el compromiso con la estabilidad macroeconómica y la disciplina fiscal del Gobierno del Presidente Boric”, cerró Marcel.

/psg