Para Juan Carvajal, sin embargo, el problema es otro. “Pareciera que nadie se sale de su trinchera y que se tiende a ratificar lo que antes se pensaba, repitiendo peligrosamente una historia cuyas consecuencias ya conocemos”, dice.

Y en eso de cambio hay poco, como tampoco lo hay, según él, entre quienes habían entendido que debían adaptarse a la nueva realidad, pero que luego del triunfo del plebiscito pareciera que han ido olvidado que prometieron una nueva constitución.

Y el asunto para Carvajal, es que “es tiempo de entender que o salimos todos juntos de esto o nos hundimos en la indignidad más absoluta por no haber sido capaces de asumir que el único camino posible es viabilizar un nuevo pacto social, político y económico”. Queda por verse.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap