Hace un año, Joe Biden conmemoró su primer Día de la Tierra como presidente al convocar a los líderes mundiales a una cumbre virtual sobre el calentamiento global a la que asistieron incluso el presidente ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping. Biden aprovechó el momento para casi duplicar el objetivo de los Estados Unidos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que llevó al país a la primera línea en la lucha contra el cambio climático.

Pero los meses transcurridos desde entonces se han visto empañados por contratiempos. Las propuestas más radicales de Biden siguen estancadas en el Capitolio a pesar de las renovadas advertencias de los científicos de que el mundo se precipita hacia un futuro peligroso marcado por el calor extremo, la sequía y el clima.

Además, la guerra de Rusia en Ucrania ha reorganizado la política del cambio climático, lo que llevó a Biden a liberar petróleo de la reserva estratégica de la nación y alentar más perforaciones con la esperanza de reducir los altísimos precios de la gasolina que están vaciando las billeteras estadounidenses.

Está muy lejos de la carrera hacia la energía limpia que Biden, y sus partidarios, imaginaron cuando asumió el cargo. Aunque Biden está elevando los estándares de economía de combustible para vehículos e incluyó políticas ecológicas en la legislación de infraestructura bipartidista del año pasado, la falta de un mayor progreso ensombrece su segundo Día de la Tierra como presidente.

Biden marcará el momento el viernes en Seattle, donde se le unirá el gobernador Jay Inslee, un colega demócrata con reputación nacional por la acción climática. Biden también tiene previsto visitar Portland, Oregon, el jueves como parte de una gira por el noroeste del Pacífico, una región que a menudo ha estado a la vanguardia de los esfuerzos ambientales.

Los funcionarios de la administración defienden el historial de Biden sobre el calentamiento global y dicen que se necesita más trabajo. “Dos cosas pueden ser ciertas al mismo tiempo”, dijo Ali Zaidi, asesor climático nacional adjunto del presidente. “Podemos haber logrado mucho y nos queda un largo camino por recorrer”.

Zaidi reconoció que “tenemos vientos en contra, tenemos desafíos”, pero también dijo que el presidente tiene “un mandato para impulsar la acción al respecto”.

Kyle Tisdel, director del programa de clima y energía del Western Environmental Law Center, dijo que Biden no ha cumplido la promesa de la cumbre del Día de la Tierra del año pasado.

“La acción climática fue un pilar de la campaña del presidente Biden, y sus promesas sobre este tema existencial fueron una de las principales razones por las que el público lo eligió”, dijo Tisdel. “Lograr resultados sobre el clima no es una cuestión de política interna, es de vida o muerte”.

La Casa Blanca quiere obtener la aprobación de más de 300 mil millones de dólares en créditos fiscales para energía limpia (Rod Lamkey  Europa Press) La Casa Blanca quiere obtener la aprobación de más de 300 mil millones de dólares en créditos fiscales para energía limpia (Rod Lamkey Europa Press)

Biden esperaba aprobar un plan de 1,75 billones de dólares para expandir los programas educativos, los servicios sociales y las políticas ambientales. Pero los republicanos se opusieron a la legislación, conocida como Build Back Better, y no logró obtener el apoyo unánime necesario de los demócratas que tienen una pequeña mayoría en el Senado.

El golpe final provino del senador Joe Manchin, quien debe su fortuna personal al carbón y representa un estado que se define a sí mismo en gran parte a través de la extracción de ese combustible fósil. Los demócratas esperan revivir el proyecto de ley de alguna forma, pero no está claro exactamente qué apoyaría Manchin, lo que pone en peligro cualquier posible acuerdo.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo esta semana que las negociaciones estaban en curso a pesar de que Biden no las estaba publicitando. “El hecho de que él no esté hablando de eso no significa que esas conversaciones no estén ocurriendo detrás de escena”, dijo.

Se espera que los funcionarios de la administración hablen el sábado en un mitin frente a la Casa Blanca mientras los grupos climáticos, laborales y de justicia social instan al Congreso a aprobar una legislación climática antes del Día de los Caídos. Se planean eventos similares en docenas de ciudades mientras los activistas enfatizan la necesidad de grandes inversiones para impulsar la energía limpia y crear empleos.

La Casa Blanca quiere obtener la aprobación de más de 300 mil millones de dólares en créditos fiscales para energía limpia que los defensores describen como cruciales para cumplir el objetivo de Biden de reducir las emisiones hasta en un 52% desde los niveles de 2005 para 2030.

Sin los créditos fiscales, “no veo un camino”, dijo Nat Keohane, exasesor de energía de Obama que ahora es presidente del Centro independiente para Soluciones Climáticas y Energéticas. Llegar a las elecciones intermedias de noviembre sin ellos “equivaldría a un fracaso de la promesa del primer año”, dijo.

Cuando se le preguntó si el objetivo de Biden de reducir las emisiones aún se puede lograr, Psaki dijo: “Seguiremos persiguiéndolo y continuaremos haciendo todo lo posible para alcanzarlo”.

Psaki señaló que la ley de infraestructura de 1 billón de dólares incluye una variedad de políticas climáticas, incluida la financiación para la construcción de 500,000 estaciones de carga de vehículos eléctricos. Sin embargo, un análisis de la consultora McKinsey estima que para 2030 se necesitarán cerca de 30 millones de cargadores.

La guerra de Ucrania ha empeorado los desafíos políticos en casa al enviar ondas de choque a través de los mercados mundiales de energía y aumentar los precios del gas.

También hizo que Biden cambiara su tono sobre la extracción de petróleo. La semana pasada, Biden avanzó con las primeras ventas en tierra de arrendamientos de perforación de petróleo y gas en terrenos públicos, un movimiento que los grupos ambientalistas criticaron a pesar de que la administración dijo que solo lo hacía bajo una orden judicial.

(Getty Images)(Getty Images)

Aunque la batalla legal continúa, mientras tanto Biden está alentando nueva producción nacional. “La conclusión es que si queremos precios más bajos de la gasolina, necesitamos tener más suministro de petróleo en este momento”, dijo Biden en marzo.

El plan de arrendamiento “es una fea traición a las promesas de campaña de Joe Biden y a la retórica de su administración sobre la justicia ambiental y la acción climática”, dijo Collin Rees, director político estadounidense de Oil Change International.

“Biden está eligiendo apoyar a los contaminadores sobre las personas a expensas de las comunidades de primera línea y el futuro del planeta”, agregó.

La guerra en Ucrania también ha frustrado los esfuerzos diplomáticos para abordar el cambio climático.

John Kerry, el enviado climático internacional de Biden, ha centrado gran parte de sus esfuerzos en presionar a China, el principal consumidor mundial de carbón, para que haga una transición más rápida a la energía limpia. Pero ese trabajo “es más difícil ahora” en medio de la defensa de China de la invasión rusa de Ucrania, dijo Kerry el miércoles.

“Algunas de las diferencias de opinión entre nuestros países se han agudizado y endurecido, y eso hace que la diplomacia sea más difícil”, dijo durante una discusión en línea sobre financiamiento climático con el Centro para el Desarrollo Global.

Los ayudantes de Kerry han restado importancia a los rumores de que podría dejar la administración ahora que ha servido más de un año, y sigue siendo un fiel defensor de los esfuerzos climáticos de Biden. Pero su tono se ha vuelto más pesimista recientemente, especialmente porque las propuestas climáticas de Biden siguen estancadas en el Congreso.

La administración también se inquietó por los informes recientes de que la asesora climática interna de Biden, Gina McCarthy, planea renunciar. McCarthy calificó los informes de “simplemente inexactos” y dijo que está “emocionada por las oportunidades que se avecinan”.

Otro de los esfuerzos de Biden relacionados con el clima podría dividir a la comunidad ambiental. Su administración planea ofrecer 6 mil millones de dólares en fondos para evitar el cierre de plantas de energía nuclear en dificultades financieras. Aunque las instalaciones producen electricidad libre de carbono, algunos activistas las ven con cautela debido a las preocupaciones sobre cómo deshacerse de los desechos nucleares y el potencial de accidentes devastadores.

/gap