El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) condenó el martes la ocupación por parte de las fuerzas rusas durante varias semanas del sitio nuclear de Chernobyl en Ucrania como algo “muy, muy peligroso”.

“El nivel de radioactividad, yo diría que es anormal. Hubo momentos en los cuales los niveles subieron debido al movimiento de equipamiento pesado que las fuerzas rusas trajeron aquí y cuando se fueron. Hemos estado haciendo un seguimiento diario”, indicó el jefe del organismo, el argentino Rafael Grossi.

“La situación fue absolutamente anormal y muy, muy peligrosa”, dijo el jefe del organismo de la ONU, el argentino Rafael Grossi, a la prensa durante una visita a la planta siniestrada en 1986, en el aniversario de la tragedia

Según explicó, durante la ocupación rusa “la seguridad nuclear no era normal y podría haberse desarrollado hacia un accidente”. Sin ahondar en detalles, agregó: “Todavía no tenemos paz, la situación aún no es estable. Debemos estar en alerta”.

Grossi está acompañado en el lugar por un grupo de expertos “para entregar equipos vitales” (dosímetros, trajes de protección) y efectuar “controles radiológicos y de otro tipo”, había indicado el OIEA el viernes pasado.

Estos expertos deben “reparar los sistemas de vigilancia a distancia, que dejaron de transmitir los datos hacia la sede” del OEA en Viena (Austria) poco después del inicio de la guerra.

El ejército ruso se había apoderado de la central nuclear de Chernobyl, a 150 km al norte de Kiev, el primer día de la ofensiva de Moscú contra Ucrania, el 24 de febrero.

Según las autoridades ucranianas, se retiró a finales de marzo.

Desde entonces, la situación ha vuelto gradualmente a la normalidad, según los informes diarios del OIEA basados en la información del regulador ucraniano.

Grossi ya había viajado a Ucrania a finales de marzo para sentar las bases de un acuerdo de prestación de asistencia técnica.

(Con información de AFP)

/psg