Una serie de conversaciones con sus pares de la región ha sostenido en las últimas semanas la canciller chilena, Antonia Urrejola. Los contactos de la secretaria de Estado -que se han ido intensificando- se dan ad portas de la IX Cumbre de las Américas que se realizará entre el 6 y el 10 de junio próximo en Los Ángeles, Estados Unidos, y en la que participará el Presidente Gabriel Boric.

Los diálogos han apuntado a evitar que países se bajen de cita luego de que EE.UU. excluyera a Nicaragua y Venezuela por considerar que sus regímenes no respetan la democracia y los derechos humanos. Esto llevó a que Cuba optara por no participar del encuentro internacional.

El gobierno de Joe Biden ha realizado una serie de gestiones para evitar un posible boicot de la instancia y están evaluando opciones como incorporar “las voces del pueblo cubano, venezolano y nicaragüense en el proceso de la cumbre”.

Esto, luego de que a principios de mayo el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, advirtiera que su participación en la cumbre estaba sujeta a la asistencia de todos los países del hemisferio y criticara cualquier tipo de exclusión.

Es así como este jueves la Canciller Urrejola -quien también asistirá a la cumbre- abordó esta situación y los diálogos que ha sostenido, asegurando que la cumbre se “debilita” con la ausencia de estos tres países.

Tras participar de un acto de reconocimiento en el marco del Acuerdo de Solución Amistosa (ASA) suscrito entre el Estado de Chile y las organizaciones Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo, aseguró: “le hemos manifestado a Estados Unidos, lo hemos manifestado tanto en un conjunto de conversaciones privadas como también yo lo he manifestado públicamente, que abogamos por una cumbre sin exclusiones y eso implica invitar a todos los países que son de las Américas, desde Canadá hasta Chile, pasando por todo el Caribe”, comenzó diciendo la canciller.

/gap