La familia de Halyna Hutchins, la directora de fotografía que murió tras recibir un disparo accidental de Alec Baldwin durante el rodaje de “Rust”, solicitó a las autoridades que retiren de circulación los videos en los que ella aparece en sus últimos minutos de vida, después de recibir el mortal tiro.

En la misiva, dirigida a la Oficina del Sheriff del condado de Santa Fe, Nuevo México, Estados Unidos, el abogado de la familia, Brian Panish, pide que se respeten los “derechos constitucionales de dignidad, privacidad, respeto y ética”.

Los parientes de Hutchins hicieron esta petición después de que el lunes las autoridades difundieran todos los archivos (videos, fotos, mensajes) pertinentes para la investigación del hecho.

“Pedimos que su oficina elimine el video en el que Halyna Hutchins aparece muriendo en el suelo”, solicitó el abogado en la carta, difundida por medios de comunicación locales.

Asimismo, denunció que los responsables de la publicación avisaron al marido de la fallecida, Matthew Hutchins, el mismo día en que se liberaron los documentos, dándole apenas unas horas de margen para poder revisarlos.

Debido al “gran volumen de material”, señaló Panish, y la “cantidad de tiempo totalmente inadecuada”, la familia no tuvo ocasión de “solicitar que se ejerza discreción y se elimine el material sensible”.

El sheriff de Santa Fe, Adan Mendoza, explicó a principios de esta semana que su oficina había accedido a publicar todos esos archivos al recibir una “solicitud de registro público”, en aras de otorgar una mayor “transparencia” al trabajo de los investigadores.

Entre los documentos hay un video en el que se ve, a través de las cámaras que los agentes llevan en sus uniformes, a Hutchins tendida en el suelo mientras los equipos de emergencia intentan salvar su vida.

“Mientras que el daño causado por la publicación del video es irreparable, retirarlo terminará con la complicidad de su oficina a la hora de causar más daño”, emplazó el abogado.

Según la Oficina del Fiscal del Primer Distrito Judicial de Santa Fe, la investigación aún continúa abierta y están a la espera de nuevos informes por parte de la oficina del sheriff para revisar las pruebas y tomar una decisión sobre la acusación penal.

/psg