El gobierno entregó su trayectoria fiscal de mediano plazo en el Informe de Finanzas Públicas del primer semestre publicado esta semana. Y en ella fijó una reducción del déficit fiscal estructural de 0,75 puntos por año, partiendo con un saldo negativo de -3,3% en 2022 y un déficit fiscal efectivo de -1,9% del Producto Interno Bruto (PIB).

Asimismo, proyectó que este año la deuda pública se ubicará en 38,8% del PIB y que no superará el 43,9% del PIB en 2025, para luego mantenerse en ese nivel, lo que constituye un ratio prudente para Chile al no superar el 45% del PIB.

Con este escenario de fondo, que busca estabilizar la trayectoria alcista que ha tenido la deuda pública desde 2014 mostrando un acelerado aumento, los intereses que el fisco deberá pagar por dicha deuda dan cuenta de la importancia de tal objetivo.

De acuerdo al mismo Informe de Finanzas Públicas, en este primer año del nuevo gobierno el pago por intereses asciende a US$ 3.192 millones, mientras que para 2023 el monto sube a US$3633 millones y en 2024 superará la barrera de los US$4.000 millones, nivel que seguirá aumentando hasta alcanzar el peak en 2026, con un monto de US$4.747 millones. Ya a contar de 2027, el pago por intereses comenzará a reducirse lentamente, comenzando en US$4.449 millones.

No obstante esta disminución, habrá que esperar a que termine la década para que el monto vuelve a ubicarse bajo los US$3.000 millones, puesto que recién en 2031 el pago sería de US$3. 678 millones. En suma, entre 2022 y 2032 el total que el fisco debe pagar por el servicio de su deuda pública llega a US$44.314 millones.

En el informe se precisa que “en este capítulo se incorpora una estimación del gasto por concepto de intereses hasta el año 2032 y por ello, es importante señalar que para el período 2023-2026 se considera el gasto por intereses consistente con la meta de Balance Estructural, posteriormente sólo se consideran los gastos de arrastre, dado que no se cuenta con una meta posterior al año 2026″.

Al alza
Ahora, si se tiene como referencia lo que pagaron por este concepto el segundo gobierno de Michelle Bachelet y el segundo de Sebastián Piñera, el aumento del pago de intereses es considerable en la administración Boric, pero no debe de extrañar, ya que va en línea con el aumento que ha tenido la deuda pública.

Así, entre 2014 y 2017, que fue el segundo período de la expresidenta Bachelet, el total que se pagó por este concepto fue de US$7. 381 millones, mientras que entre 2018 y 2021, con Piñera como primer mandatario, el monto llegó a US$10.487 millones. Ahora, bajo la administración de Gabriel Boric, (2022-2025) se totalizarán US$15.288 millones. Esto es, un 45,8% más que Piñera y un 107,1% más que Bachelet.

Cristóbal Gamboni, excoordinador Macroeconómico de Hacienda del gobierno de Piñera y actual economista senior del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales, afirma que “el aumento de la deuda pública se viene empinando desde el 2008 a la fecha. Y recién se estabilizaría en 2025, 2026. Todo esto genera un mayor gasto en intereses”. Asimismo, añade que en las proyecciones del monto por intereses se deben incluir las condiciones más restrictivas de financiamiento por el alza en las tasas de interés a nivel global.

Carolina Grünwald, economista jefa de Banchile, subraya que “ha aumentado tanto el monto de la deuda de Chile como la tasa de interés de la misma. Es decir, el costo de la deuda”. Además, puntualiza que “han empeorado las condiciones de financiamiento, porque somos un país más riesgoso y no me extrañaría que recibamos un nuevo downgrade en la clasificación de nuestra deuda soberana, precisamente por el rápido aumento de la deuda pública, que hasta hace poco tiempo era nuestro mejor atributo dentro de los que se evalúan en las clasificadoras de riesgo”.

/psg