Este 1° de marzo, Alberto Fernández dio inicio a las sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación con un discurso tal como lo menciona la Constitución. Sin embargo, al terminar con sus palabras, los aplausos de algunos diputados e invitados inundaron la Honorable Cámara por lo que se olvidó mencionar la inauguración.

Ante esto, Cristina Fernández de Kirchner tomó el micrófono para hacerlo por ella misma. Mientras tanto, el presidente lanzó un gesto que quedó registrado por las cámaras que transmitían la cadena nacional.

Al concluir con su discurso, Alberto Fernández citó una frase del libro “Historia de dos ciudades” de Charles Dickens, y acotó por su parte: “Esta época bisagra de la historia de Argentina, del mundo, del universo, necesita que le propongamos un sueño, un propósito: queremos dejar de ser víctimas de todo y pasar a ser propulsores de algo. Pasar del miedo a la ilusión. De la muerte a la creación. Hay que sacar la utopía del pasado y volver a ponerla en el futuro”.

Para cerrar, dijo: “Muchas gracias”, y los presentes comenzaron a aplaudir mientras el mandatario se quitaba los anteojos. Como se olvidó de dar las palabras formales que dan inicio a las sesiones en la Cámara Alta, la vicepresidenta tomó el micrófono y expresó: “Habiéndose cumplido el artículo 99 inciso 8°, doy por finalizada la Asamblea Legislativa”.

Al notar esto, Alberto Fernández estiró sus labios y abrió los ojos como gesto de sorpresa por la corrección de Kirchner. A su vez, miró de manera cómplice al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Esta no fue la única “perlita” entre los mandatarios durante el acto. Antes de empezar, desde la oposición hubo algunos gritos y abucheos, por lo que el clima estaba tenso. Al hablar, optó por mencionar la invasión rusa en Ucrania, y la vicepresidenta lo apuró: “Llamá al minuto de silencio, dale”.

/gap