Una fuerte explosión el viernes en el céntrico hotel Saratoga de La Habana, que estaba cerrado al público, dejó al menos nueve muertos y unos 40 heridos. El régimen cubano dio el balance oficial y atribuyó el incidente a un “escape de gas”.

“Hasta el momento se reportan nueve fallecidos y 40 lesionados. Nuestras más sentidas condolencias y el acompañamiento sincero a los familiares y allegados de las víctimas. #FuerzaCuba”, dijo el líder del régimen castristas, Miguel Díaz-Canel, en un tuit, tras visitar el lugar y varios hospitales.

Entre los heridos hay 11 extremadamente graves. “Un niño de dos años que se está operando por fractura de cráneo”, informó Miguel Hernán Estévez, director del hospital Hermanos Almejeiras, uno de los tres hospitales que acogieron víctimas.

El hotel no estaba abierto al público pero en su interior había varios empleados. Según informó Roberto Enrique Calzadilla -delegado de la empresa estatal Gaviota, propietaria del hotel-, el establecimiento estaba poniéndose a punto para reabrir sus puertas. En el momento del siniestro había varios trabajadores, así como un grupo de directivos que estaban reunidos.

El estruendo se produjo sobre las 10:50 hora local (14:50 GMT) y provocó el derrumbe de parte de la fachada del edificio, afectado también por un incendio que generó una gran columna de humo.

El bajo, la primera y segunda plantas del edificio -de seis pisos- quedaron gravemente afectados por la explosión, que echó abajo la fachada, provocando una lluvia de cascotes sobre la calle. La montaña de escombros en la acera supera la altura de una persona. Las plantas superiores también sufrieron daños.

Equipos de emergencia, bomberos y militares se desplazaron hasta el lugar de los hechos. El mandatario Miguel Díaz-Canel también se trasladó al hotel.

Según medios oficiales, Díaz- Canel aseguró que “no ha sido una bomba ni un atentado”, sino “un lamentable accidente”.

Según detalló el portal local 14ymedio, el edificio de viviendas situado en un lateral también resultó seriamente dañado y una escuela cercana perdió sus puertas y ventanas. Niños en esa escuela fueron evacuados sanos y salvos, según señalaron autoridades del Partido Comunista de Cuba.

Antes, el sitio Cubadebate se hizo eco del usuario oficialista en redes Guerrero Cubano, quien sugirió que la explosión sucedió “presumiblemente mientras se realizaba trasiego de gas licuado desde un camión”.

En tanto, el periodista del Canal Habana, Eduardo Cedeño Milán, publicó en Facebook: “No fue una bomba. La empresa de gas estaba serviciando al hotel. No fue un atentado, fue un accidente”.

El lugar es uno de los más concurridos de La Habana, con varias paradas de ómnibus y el paso permanente de personas, muchas de ellas turistas.

El Saratoga se encuentra en un edificio de estilo neoclásico construido en 1880 y que desde 1933 funciona como un hotel. Su última restauración tuvo lugar en 2005, según medios oficiales. Con cinco estrellas, el hotel es considerado uno de los más lujosos de la ciudad.

El establecimiento se encuentra en pleno Paseo del Prado, una de las principales avenidas de la Habana Vieja, en el centro histórico de la capital cubana.

/psg