Luego que la inflación volviera a sorprender al alza en abril, al anotar un aumento de 1,4% llevando el registro en doce meses a 10,5%, su mayor nivel desde 1994, y el Banco Central elevara la tasa de interés más de lo esperado dejándola en niveles no vistos desde hace casi 14 años, las proyecciones del mercado para ambas variables siguen aumentando.

De acuerdo a la Encuesta de Expectativas Económicas, dada a conocer este martes por el Banco Central, los consultados estiman que el IPC cerrará el año con un incremento de 8,9% versus el 7,8% esperado el mes pasado.

Así los pronósticos siguen alejándose frente al 5,8% pronosticado en marzo, y que, a su vez, ya había sido superior al 5,3% y 4,7% previstos para fines de este año en febrero y enero, respectivamente.

De este modo, el mercado es más pesimista que el Banco Central, el que a fines de marzo, en su Informe de Política Monetaria (Ipom), subió de 3,7% a 5,6% su estimación para este año.

Y para el próximo año las apuestas también continuaron elevándose. Según la encuesta la inflación cerraría el 2023 con un incremento de 4,4%, frente al 4,2% que se estimaba previamente.

A más corto plazo, mayo registraría un alza de 0,9%, mientras que en mayo subiría 0,6%.

En el caso de la tasa de interés, según el sondeo ahora se espera que alcance a 8,75% a fines de 2022, en comparación al 8% pronosticado previamente.

Respecto a las estimaciones para el desempeño económico el mercado mantuvo su proyección en una expansión de 1,5% para el Producto Interno Bruto (PIB) este año.

/psg