Finalmente hoy se concretó el ingreso del proyecto de ley que inyecta nuevos recursos para el Mecanismo de Estabilización del Precio de los Combustibles. Y tal como Hacienda se lo adelantó a los parlamentarios en la reunión almuerzo de ayer, el gobierno le sumará otros US$1.500 millones duplicando los recursos actuales que eran de US$1.500 millones.

Además, el proyecto de ley actualiza el umbral de ajuste semanal de precios del mecanismo que, al haberse fijado en UTM, ha quedado desactualizado respecto de los precios de los combustibles. Específicamente, propone reemplazar la expresión “0,12 UTM por metro cúbico” por “0,8% del promedio de las últimas dos semanas del precio base de la gasolina de 93″, lo que concretamente modifica la banda de amortiguación desde los $6,8 actuales a una en torno a los $12.

Además se elimina el gatillo de que si supera los US$100mn una vez superado limite en el proceso de convergencia tiene que saltar precios.

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, explicó que “este proyecto ha sido necesario dado que los aumentos de los precios internacionales de los combustibles, particularmente las gasolinas y el petróleo diésel, han aumentado más de lo que ha aumentado el precio internacional del petróleo, debido a los mayores problemas de refinación que se han producido tanto en Europa como en Asia. También por la depreciación del peso o el aumento del dólar que se ha producido en los últimos meses”.

Desde Hacienda precisan que debido al incremento en el valor de los combustibles – gatillado por la guerra en Ucrania – esta administración ya había aumentado los recursos del Mepco en marzo, desde US$750 millones hasta US$1.500 millones. Y que este nuevo aumento se debe a que los productos derivados del crudo no han descendido de precio, sino que por el contrario se encuentran en su máximo nivel desde el inicio del conflicto bélico, debido a un déficit en la capacidad de refinación por las sanciones impuestas a Rusia, el cierre temporal de ciudades chinas por los brotes de COVID-19 y la menor capacidad de refinación de Estados Unidos por el cierre de plantas durante la pandemia.

De acuerdo al proyecto, el diésel ha registrado un alza acumulada desde inicio de la invasión de un 38% mientras que las gasolinas de 93 y 97 octanos han registrado aumentos que llegan a un 47% y 51% respectivamente. Y a ello se agrega el incremento del tipo de cambio: el peso chileno se ha depreciado un 10% desde fines de marzo.

“Esto ha hecho que los fondos que se aportaron en marzo, que fueron del orden de los US$ 750 millones, o este espacio para operar del mecanismo se fuera agotando, y por lo tanto para evitar que se produzcan nuevos ajustes bruscos en los precios de los combustibles, es necesaria esta nueva iniciativa”, precisó el secretario de Estado.

La iniciativa será analizada mañana en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

/psg