Por ser el líder de una de las naciones más herméticas del mundo con poderío nuclear, Kim es centro de constantes monitoreos internacionales.

Su salud es vigilada de cerca por las agencias de inteligencia extrajeras y despertó particular interés en el Servicio de Inteligencia de Corea del Sur (NIS), informó NK news.

El medio analizó imágenes del mandatario tomadas en abril de este año y las comparó con su más reciente aparición este mes, lo que lo llevó a afirmar que “puede haber perdido una cantidad significativa de peso”.

/gap