El senador republicano por el estado de Utah, Mitt Romney, advirtió que es necesario prepararse para un ataque nuclear debido a los actos “ilógicos” del presidente ruso Vladimir Putin. “Debemos imaginar lo inimaginable, específicamente cómo responderíamos militar y económicamente a un cambio tan sísmico en el terreno geopolítico global”, escribió en una columna publicada el sábado en The New York Times y titulada “Debemos prepararnos para las peores armas de Putin”.

“Al invadir Ucrania, Putin ya demostró que es capaz de tomar decisiones ilógicas y contraproducentes”, afirma Romney. Según él, aunque el presidente ruso no ha dicho explícitamente aún que Rusia lanzará un ataque nuclear, sí ha expresado repetidamente que responderá a las amenazas que tengan como objetivo la existencia de su país.

Romney respaldó la decisión del presidente Joe Biden de no elevar el nivel de DEFCON (nivel de disponibilidad y defensa de las Fuerzas Armadas) porque de otra manera el país hubiera caído en el “anzuelo” de Putin.

“En el año 2012, señalé que Rusia era el mayor adversario geopolítico de Estados Unidos y claramente continúa siendo una fuente de gran preocupación tanto para republicanos como para demócratas. Dada la magnitud de las consecuencias de un eventual ataque nuclear, nuestras opciones potenciales merecen ser pensadas, tanto por nuestros líderes como por todos los ciudadanos estadounidenses”, escribió el ex gobernador de Massachusetts.

Según él, es necesario reflexionar sobre los posibles caminos de EEUU para responder a un ataque nuclar de un “Putin acorrralado y delirante”. Una de las opciones que menciona Romney implica una intervención de la OTAN en Ucrania derrotando a las tropas rusas.

“También podríamos enfrentar a China y a cualquier otra nación con un mensaje muy parecido al que le dio al mundo George W. Bush después del 11 de septiembre: o estás con nosotros o estás con Rusia. No es posible estar con ambos”, afirmó.

Según él, el uso por parte de Moscú de un arma nuclar constituiría un evento geopolítico de importancia, que redefeniría las alianzas y reaorintaría a los países. “Cualquier nación que optara por mantener sus lazos con Rusia después de tal ultraje se convertiría en un paria global”.

“Hoy, Occidente representa más de la mitad del PIB mundial. Excluir a cualquier nación de nuestras economías combinadas podría devastarla. El impacto en las economías occidentales podría ser significativo, pero el impacto en las economías de Rusia y sus aliados sería mucho peor. En última instancia, podría ser un Armagedón económico, mucho mejor que un Armagedón nuclear”, escribió.

Para concluir, Romney llamó a los socios de la OTAN a pensar y desarrollar una amplia gama de opciones que funcionen como respuesta ante un eventual ataque nuclear ruso.

“Las posibles respuestas a un acto tan atroz y geopolíticamente desorientador como un ataque nuclear deben diseñarse de manera óptima y contar con el apoyo de nuestros aliados de la OTAN. Putin y sus facilitadores no deberían tener ninguna duda de que nuestra respuesta a tal depravación sería devastadora”, cerró su columna.

/psg