Este martes se concretó el ingreso del proyecto de ley que inyecta nuevos recursos para el Mecanismo de Estabilización del Precio de los Combustibles (Mepco) y rápidamente fue aprobado por once votos a favor y uno en contra en la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

La iniciativa, tal como lo adelantó Pulso, sumará otros US$1.500 millones al Mepco, duplicando los recursos actuales, totalizando US$3.000 millones.

Esta vez el proyecto de ley incluye otros cambios, ya que además de subir los recursos, eleva el umbral de ajuste semanal de precios del mecanismo. Específicamente, propone reemplazar la expresión “0,12 UTM por metro cúbico” por “0,8% del promedio de las últimas dos semanas del precio base de la gasolina de 93″, con lo cual se modifica la banda de amortiguación, desde los $6,8 actuales, a una en torno a los $12.

Además, se elimina el gatillo de que si supera los US$100 millones, una vez superado limite en el proceso de convergencia tiene que saltar precios.

De acuerdo con las estimaciones del Ministerio de Hacienda, bajo las condiciones actuales, el límite de los US$1.500 millones con los que actualmente cuenta el Mepco se alcanzaría durante la primera quincena de junio, dado que su costo semanal actual está en torno a US$80 millones.

Una vez superado el límite, el mecanismo dejaría de funcionar en el plazo de una semana, lo que implicaría que a la semana subsiguiente observaríamos un alza entre $400 a $500 por litro para las gasolinas y el diésel, afectando gravemente el poder adquisitivo de los hogares y volviendo urgente el incremento de los recursos propuestos en esta iniciativa legislativa, que de ser aprobada entraría en vigencia el 1 de junio.

Durante la discusión volvió a estar sobre la mesa la idea de algunos parlamentarios de reducir el impuesto específico de los combustibles. “Si uno eliminara el impuesto específico de manera permanente, tendría un cambio permanente en los ingresos fiscales, que tendría que traducirse en un cambio más permanente también de los gastos. En este caso, si bien nos va a costar recuperar los recursos que se han inyectado (este año), una vez que los precios se normalicen podremos confiar en que el impuesto va a operar”, explicó el titular de Hacienda, Mario Marcel.

Y ante la opción de eliminar el gravamen de manera temporal, como han propuesto algunos parlamentarios, el secretario de Estado precisó que una medida como esa “tendría un efecto menor respecto del que tiene el funcionamiento del Mepco hoy en Chile, en cuanto a amortiguación de los precios”.

Como el objetivo de este mecanismo es estabilizar precios, ahora al fijar el alza máxima en $12 semanales, versus los $6,8 anteriores, el incremento que se verá será más rápido, lo que de acuerdo a la estimación de los expertos llevaría a que el precio promedio de la bencina de 93 octanos en la Región Metropolitana alcance la barrera de los $1.200 a mediados de julio. Hoy su valor se ubica en torno a los $1.100 por litro.

Obviamente, en caso de no haber inyectado nuevos recursos, ese límite se alcanzaría en mucho menor tiempo dadas las condiciones del mercado internacional.

Juan Ortiz, economista senior del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales (OCEC UDP) explica que “el incremento del límite de los subsidios que puede otorgar el Mepco desde su implementación, llegando a uno de US$3.000 millones, era una medida necesaria para garantizar la operación del mecanismo a lo largo del año. Sin este cambio, el sistema dejaría de otorgar subsidios y el precio semanal de los combustibles de consumo vehicular aumentaría en torno a $40 por litro durante 12 semanas, para eliminar la diferencia entre el precio base y el precio Enap”.

¿Por qué $12 y no $6,8 semanal?
Los expertos sostienen que el cambio se debe a que Hacienda quiere traspasar más rápido a precios los valores internaciones y, con ello, acelerar la “normalización de los precios”. Asimismo, comentan que también se busca asegurar que los recursos efectivamente perduren hasta fines de año, para lo cual su uso semanal debe ser menor.

Ortiz puntualiza que ahora “la variación semanal ya no será tan constante como lo hemos observado, ya que esta va a depender del promedio del precio base, sin componente variable, multiplicado por 0,8%”. Este cambio para Ortiz es adecuado. En ese sentido, detalla que “permite reducir en el margen el subsidio semanal que otorga el gobierno, dado que traspasa una mayor alza semanal al consumidor, es decir acelera el traspaso, lo que es igual a que sea más limitada la suavización semanal. Además, es un cambio discreto en un escenario de precios que se ubican en un máximo histórico, donde aumenta la variación semanal en un nivel adecuado”.

Una opinión distinta entrega Jorge Hermann, economista de Hermann Consultores, quien sostiene que “es un error establecer el umbral de traspaso de precios semanal del Mepco utilizando como base la gasolina 93, porque más allá de que los distintos tipos de combustibles varían de forma igual con el petróleo Brent, lo que sucede en la realidad es que el margen de refinación muchas veces se mueve de forma diferente según la oferta y demanda de cada combustible en particular, donde el stock de inventarios influye bastante”.

Por lo tanto, asevera que “lo correcto es establecer un umbral de traspaso del Mepco para cada tipo de combustibles por separado. Por ejemplo, si se aplica el 0,8% para la gasolina 93, el guarismo es $12,3, para la gasolina 97 es $13,1 y para el diésel es $10,1″.

Mientras que el Coordinador Económico de Cambio Climático, Energía y Medio Ambiente de Clapes UC, Luis Gonzáles, afirma que el gobierno optó “por aumentar la variación de precios internacionales a los consumidores locales y eliminar la referencia que anclaba las expectativas de los consumidores que sabían que los precios al alza o a la baja cambiarían en un monto fijo de $6,8 por litro. Ahora se cambia esta referencia en una cifra variable que es dependiente del precio base de la gasolina de 93 y del promedio que tenga en una ventana de 2 semanas. Técnicamente se están reduciendo las distorsiones, pero es un costo adicional que los hogares deberán asumir”.

En tanto, Michèle Labbé, economista de Dominus Capital, puntualiza que el cambio responde a que el precio se estaba ajustando muy lento, lo que podría nuevamente agotar los recursos. “Si uno proyecta que la guerra en Ucrania no se acaba hasta fines de año, se consumirían antes los recursos. Lo que se hace es acelerar la velocidad de ajuste del sistema y eso permite, de alguna manera, que este subsidio se agote más lento y no sea necesario inyectar nuevos recursos”.

Impacto en la inflación
Consultado por el efecto que tendrá sobre la inflación la modificación de la banda de amortiguación del mecanismo, que pasaría desde los $6,8 actuales a $12, Marcel dijo que sería menor al 0,08% mensual del IPC total, algo muy inferior al impacto que tendría el alza de $400 que experimentarían los combustibles sin Mepco.

Los expertos coinciden con esa estimación. “El aumento del umbral de traspaso de precios implica un aumento de la inflación mensual del orden de media décima (0,05%), aproximadamente, por mayor precio de gasolina y diésel”, afirma Hermann.

Gonzales acota que “si asumimos una variación en los precios de combustibles del 5% mensual, el efecto directo en inflación sería de 0,16 puntos porcentuales, y a esto hay que considerar que los combustibles son un precio pivote ya que afectan en segunda vuelta al costo de transporte y producción del resto de bienes y servicios de la economía, esperándose que el efecto sea mayor”. Y Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo, menciona que “durante junio los combustibles subirán en torno a 5% lo cual implica cerca de 0,16 puntos porcentuales de mayor IPC, en lugar de 0,1 puntos de haberse mantenido el alza de $6,8 por semana”.

/psg