Tras una intensa jornada de precipitaciones en Santiago, que se iniciaron el viernes, continuaron el sábado y domingo y solo se espera que se detengan hoy lunes, el pronóstico meteorológico nuevamente anuncia una fuerte seguidilla de lluvias para esta semana.

De acuerdo a la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), la nueva seguidilla de lluvias en la capital comenzarían el miércoles por la tarde y estas se extenderían entre Valparaíso y Puerto Montt.

Según el portal meteorológico Meteored, las lluvias en Santiago se iniciarían con una probabilidad de 50% pasadas las 17.00, probabilidad que aumentará conforme avanza la noche. Ya iniciado el jueves y durante la madrugada, se espera que las lluvias se mantengan durante todo el día, las que se prolongarían hasta el viernes en la mañana.

Incluso, como la temperatura mínima prevista para el viernes es cercana a 1°C, existe una posibilidad que durante la madrugada, pudiera precipitar en forma de nieve en algunas zonas de la capital, especialmente en el sector oriente.

De acuerdo a los registros del climatólogo de la U. de Santiago, Raúl Cordero, las últimas precipitaciones y por varios días consecutivos, son una buena noticia que desafortunadamente resulta cada vez menos frecuente.

“La última vez que tuvimos precipitaciones durante tres días consecutivos en Santiago fue en agosto del 2021. Y la última vez que llovió durante cuatro días consecutivos fue en julio del 2017″, señala el experto. Es decir, hace cinco años que la capital no tenía una jornada de cuatro días seguidos de lluvias, siempre que se cumpla el pronóstico y se encadenen estos cuatro días consecutivos de precipitaciones.

De acuerdo a Cordero, también en agosto, pero del 2015, tuvimos el último gran temporal en la zona central en que cayeron durante una semana más de 100 mm.

El impacto del sistema frontal

Durante un balance de las consecuencias del frente de mal tiempo en el país, la ministra del Interior, Izkia Siches, que han estado “trabajando en conjunto con nuestras delegaciones provinciales y regionales para estar acompañando los distintos incidentes que han ocurrido en el contexto de este frente de mal tiempo”, a la vez que agradeció a todas las instituciones que han trabajado en la gestión de las eventualidades.

Durante el mismo punto de prensa, el director nacional de la Onemi, Ricardo Toro, informó que “las principales afectaciones producto de este sistema frontal están asociadas al anegamiento, interrupción de caminos y caída de arboles producto del viento, situación que están siendo atendidas”, aseguró Toro, subrayando que no hay personas damnificadas.

Con respecto a aislamiento por caída de nieve, Toro destacó que 3.994 personas se reportan aisladas en la comuna de Alto Biobío en la Región del Biobío y otras 2.218 en La Araucanía, en específico en puntos de las comunas Lonquimay, Curarrehue, Pucón, Curacautín y Cunco.

“Desde el lunes hemos desplegado toda la capacidad humana y técnica desde la región de Coquimbo hasta la región de los Lagos. La mayor connotación es sin duda en el sector de Alto Biobío y estamos trabajando para habilitar los sectores aislados, del mismo modo en el sector de Lonquimay, hemos estado trabajando con la máxima capacidad de maquinaria”, apuntó al respecto el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García.

Atípica jornada de días de lluvias

Una de las consecuencias del cambio climático en la zona central es la baja no solo en lluvias sino en el número de días de lluvia. Para los primeros seis meses del año, lo normal es tener en promedio 17 días, en 2022 solo hubo 11.

Por ello, aún estamos en un llamativo déficit. De hecho, el promedio anual de lluvias en Santiago es de 40 días. Con los 11 de los primeros seis meses, más los cuatro de esta jornada, apenas se llegará a menos de la mitad de los previsto en un año normal y muy lejos de antiguas jornadas invernales, como la del gran temporal de 1982.

Todo el evento, es decir, sábado, domingo y parte de la mañana del lunes, totalizaría entre 40 mm y 50 mm.

De acuerdo al portal meteorológico especializado Meteored, las lluvias en Santiago comenzaron pasadas las 13.00, y podrían extenderse hasta la madrugada del lunes.

En julio se han registrado 14,6 mm de lluvia en la capital, por lo que se trataría de una excelente noticia, considerando que la zona central de Chile ha sufrido una extensa megasequía por 13 años.

La actual jornada de precipitaciones corresponden a un sistema frontal que se aproximó desde el sur”.

Raúl Cordero señala que 2022 a la fecha es el tercero más seco de las últimas dos décadas (solo tras 2015 y 2019) en Santiago. “Junio de este año también fue en Santiago el tercero más seco de las últimas dos décadas (superado por 2015 y 2021), en vez de los 80 mm que deberíamos tener en Santiago hubo solo 28 mm de lluvia”, añade.

Por eso, indica que es una excelente noticia que julio haya empezado con precipitaciones pues ayudan a aliviar el importante déficit de lluvia que aún persiste entre La Serena y Chillán, así como en Punta Arenas. “El déficit de precipitaciones actúales alcanza 55% en Santiago, 90% en La Serena y 51% en Punta Arenas. En esta última ciudad se han registrado en los últimos días incluso temperaturas muy por sobre valores típicos a la fecha”.

Considerando que entre La Serena y Chillán tenemos importantes déficits de precipitaciones, “las lluvias de estos días son una excelente noticia, que además alejan el fantasma del racionamiento para las grandes ciudades de la zona central”, agrega el climatólogo.

Cifras esperanzadoras: 76 mm el gran objetivo

Las precipitaciones deficitarias en la zona central y en el extremo sur de Chile van de la mano con la presencia del Fenómeno de La Niña, aclara el climatólogo. “Este enfriamiento en el Pacífico tropical afecta negativamente las lluvias en estas zonas del país. Afortunadamente, la situación es mucho más favorable a la fecha para la zona centro-sur. Ciudades como Temuco, Valdivia o Puerto Montt han presentado hasta la fecha precipitaciones cercanas a valores típicos”, añade.

Cordero considera que independientemente de como cierre julio de 2022 en cuanto a precipitaciones, “ya es a la fecha un mejor mes en términos de lluvias que julio de 2021, año en que no se registraron precipitaciones en Santiago. En la capital, las lluvias pueden considerarse “normales” si alcanzan los 76 mm”, explica.

Al aliviarse en parte el estrés hídrico de la zona central, “las precipitaciones que se esperan permitirán una temporada de primavera-verano más tranquila”, dice Cordero.

Las lluvias también estarán acompañadas de bajas temperaturas. La Dirección Meteorológica prevé parea el miércoles temperaturas que oscilarán entre los 5°C y los 10°C.

Las temperaturas podrían ir disminuyendo conforme avance la semana y las mínimas acercarse a los 0°C.

/psg