El primer ministro británico, Boris Johnson, declaró el lunes que no apoyará a ninguno de los 11 candidatos que aspiran a sustituirle en el liderazgo del Partido Conservador, en una carrera que se librará en torno a la presión fiscal y cuya agenda debe ser precisada a lo largo del día.

“No quisiera perjudicar las posibilidades de nadie al ofrecer mi apoyo”, dijo Johnson en su primera aparición pública desde su dimisión el jueves, acorralado por una sucesión de escándalos.

Tras un fin de semana en Chequers, la residencia de campo de los primeros ministros, Johnson aseguró que estaba “determinado a seguir con el mandato que se nos ha encomendado” y que el próximo jefe de gobierno tendrá “un muy buen programa que llevar a cabo”.

“Pero mi trabajo es sobre todo supervisar el procedimiento de las próximas semanas”, agregó. Johnson seguirá en el cargo al frente del gobierno hasta que sea elegido su sucesor.

La ministra del Interior, Priti Patel, podría anunciar a lo largo del día su candidatura para sucederle en el liderazgo del Partido Conservador -con mayoría en la Cámara de los Comunes- y, por tanto, en Downing Street.

El domingo por la noche, la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, de 46 años, se sumó a la lista de candidatos, en la cual figuran el ex ministro de Finanzas Rishi Sunak, de 42 años y el ex ministro de Salud, Sajid Javid, 52 años.

El martes, ambos anunciaron de manera casi simultánea que dimitían de sus cargos, lo que desencadenó una ola de renuncias y dio el golpe fatal a Johnson.

Entre los pesos pesados a suceder al actual primer ministro están también la secretaria de Estado de Comercio Exterior, Penny Mordaunt, de 49 años, y el nuevo ministro de Finanzas Nadhim Zahawi, de 55 años. Hasta ahora, hay 11 candidatos.

Zahawi ya ha visto lastrada su candidatura por una revelación en la prensa de que hay una investigación fiscal en su contra. El ministro afirmó que se trata de una campaña que busca “ensuciarlo” y prometió publicar su declaración de impuestos cada año si es elegido primer ministro.

Reducciones de impuestos por inflación: la clave en campañas

No hay favorito claro en la contienda para suceder a Johnson, que se anuncia corta e intensa. En un país que sufre de una inflación del 9,1%, la mayoría de los candidatos se apresuró en colocar en el centro de sus campañas una serie de reducciones de impuestos, sin explicar cómo las financiarán.

Truss prometió ponerse manos a la obra “desde el primer día”. Rishi Sunak, en cambio, advirtió contra “los cuentos de hadas que son reconfortantes en el momento pero que empeorarán las cosas para nuestros hijos mañana”.

La principal formación de la oposición, el Partido Laborista, calculó que los anuncios combinados de los candidatos ascendían a unos 200.000 millones de libras (236.000 millones de euros).

El comité 1922, responsable de la organización interna de los conservadores, debe precisar el calendario y las modalidades de la carrera el lunes por la noche.

Los candidatos deberán probablemente demostrar que tienen el apoyo de 36 candidatos para pasar a la segunda vuelta, señaló el lunes el secretario ejecutivo del comité, Bob Blackman, en Sky News.

Sunak es el único candidato que cuenta con ese apoyo, según un conteo del medio de comunicación Politico. Es uno de los favoritos, junto a Penny Mordaunt y Liz Truss, según las primeras apuestas.

Las candidaturas podrían cerrarse el martes por la noche y las votaciones eliminatorias podrían comenzar justo después, dejando solo dos finalistas cuando comience el receso parlamentario el 22 de julio.

La cadena de televisión Sky news anunció un debate entre los candidatos el 18 de julio y los finalistas tendrán después unas semanas para hacer campaña. El objetivo es que el voto final para elegir el nuevo jefe del Partido Conservador tenga lugar a más tardar en septiembre.

La semana pasada, Johnson dejó claro que su gobierno, reconstruido apresuradamente tras decenas de renuncias en 48 horas, no trataría de aplicar nuevas políticas ni de hacer grandes cambios. Las principales decisiones presupuestarias se dejarán en manos del próximo primer ministro.

/psg