Ucrania firmó un acuerdo con la ONU y Turquía este viernes en Estambul para reanudar la exportación de granos y aliviar la grave crisis alimentaria mundial, un avance diplomático en este conflicto que continúa en el terreno con la fuerte ofensiva de Rusia en el este ucraniano.

En la ceremonia realizada en Estambul estuvieron presentes el secretario general de ONU, Antonio Guterres, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, su ministro de Defensa Hulusi Akar y los enviados de los gobiernos de Kiev y Moscú.

Por el lado ucraniano quien firmó el documento fue Oleksandr Kubrakov, responsable de Infraestructura, mientras que Putin envió a su ministro de Defensa, Sergei Shoigú.

Pese a que un principio se creía que el acuerdo sería directamente con Rusia, Ucrania aclaró que sólo lo firmaría con la ONU y Turquía, y tendrá una “respuesta militar” en caso de una “provocación” rusa tras este convenio, según precisó un asesor presidencial ucraniano.

“Ucrania no va a firmar ningún documento con Rusia. Firmamos un acuerdo con Turquía y la ONU y nos comprometemos con ellos. Rusia firmará un acuerdo espejo”, con esas dos partes, dijo Mijailo Podoliak en Twitter.

El consejero presidencial advirtió que Ucrania no aceptaría escolta de naves rusas para sus exportaciones ni la presencia de ningún representante de Moscú en sus puertos.

“Todas las inspecciones de barcos de transporte serán llevadas a cabo por grupos conjuntos en las aguas turcas si es necesario”, agregó.

Por el lado del Kremlin, el enviado de Vladimir Putin para firmar el acuerdo fue Serguei Shoigu, uno de sus funcionarios de mayor confianza y responsable militar de la invasión a Ucrania, dado su rol de Ministro de Defensa.

Este es el primer acuerdo importante firmado por ambas partes, aunque por separado, desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero y fue impulsado por la mediación de la ONU y de Turquía.

Los beligerantes sellaron el compromiso con la presencia del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en el palacio de Dolmabahçe de Estambul, indicaron las autoridades turcas.

Según Ankara, este documento permitirá la salida por el mar Negro de los granos ucranianos bloqueados por la guerra y un alivio de las restricciones a los transportes de alimentos y forraje producidos por Rusia.

Ucrania reaccionó con prudencia ante el anuncio.

“La delegación ucraniana solamente va a apoyar las soluciones que garanticen la seguridad de las regiones del sur de Ucrania, una posición fuerte de las fuerzas armadas ucranianas en el mar Negro y la exportación de forma segura de los productos agrícolas ucranianos”, afirmó a la AFP el portavoz del ministerio ucraniano de Relaciones Exteriores, Oleg Nikolenko.

Rusia aseguró este viernes que es “muy importante” permitir la exportación de grano bloqueados en los puertos ucranianos. “Se trata de una parte relativamente modesta de cereales ucranianos, pero es muy importante que (…) lleguen a los mercados internacionales”, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Estados Unidos saludó el acuerdo e instó a Rusia a respetarlo de buena fe.

“En primer lugar nunca deberíamos haber llegado a esta situación”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, que acusó a Rusia de usar los alimentos como un “arma”.

En el terreno, plantea la duda de que un eventual acuerdo se cumpla.

Para Mykola Zaveruja, un agricultor ucraniano que tiene cerca de 13.000 toneladas de granos por exportar en la zona de Mykolaiv, este anuncio le da “esperanza”, aunque afirma que “no se puede creer lo que dicen los rusos”.

“Rusia es poco fiable, lo ha demostrado año tras año”, dijo a la AFP.

– Riesgos en la central nuclear de Zaporiyia –

Pese al avance de la diplomacia, en el terreno sigue la guerra y las fuerzas rusas mantienen una tenaz ofensiva para avanzar en la región de Donetsk, en el este.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, anunció que cinco personas murieron y diez fueron heridas en esta zona en las últimas 24 horas.

El jueves un bombardeo ruso contra Kharkiv -la segunda ciudad más importante de Ucrania, en el noreste- dejó tres muertos y 23 heridos.

En Kramatorsk, en el Donbás (este), una escuela fue destruida ese mismo día en un ataque que dejó un muerto y dos personas atrapadas en los escombros. Según las autoridades ucranianas el recinto era utilizado para guardar ayuda humanitaria.

Esta semana, el canciller ruso Serguéi Lavrov señaló que los objetivos de Moscú no se limitan “únicamente” al este de Ucrania, una región controlada parcialmente por separatistas prorrusos desde 2014.

Al inicio de la invasión lanzada el 24 de febrero las tropas rusas se acercaron rápidamente a las puertas de la capital Kiev, sin conseguir tomarla y desde finales de marzo reorientaron la ofensiva en el Donbás, controlado en parte desde 2014 por separatistas prorrusos.

Los rusos lograron avanzar por esta zona minera e industrial y tomaron Severodonetsk y después Lysychansk, lo que les abrió el camino para intentar conquistar las ciudades de Sloviansk y Kramatorsk, más al oeste.

Según Ucrania, Rusia almacena armas pesadas y municiones en el sitio de la central nuclear ocupada de Zaporiyia (sur), la más grande de Europa y bajo control de las fuerzas del Kremlin desde marzo, lo que creó alarma sobre el riesgo de un incendio o una explosión.

Rusia, por su parte, denunció que las fuerzas ucranianas realizaron ataques con drones esta semana “a pocas decenas de metros de estructuras vitales para la seguridad de la central”.

– 15.000 soldados rusos muertos –

La ONG Human Rights Watch (HRW) acusó el viernes a las tropas rusas de tortura, detenciones ilegales y de la desaparición forzada de civiles en el sur de Ucrania.

En una entrevista exclusiva con la AFP, Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia y principal aliado de Rusia, urgió a Occidente, a Moscú y a Kiev a negociar para evitar avanzar hacia un “precipicio” nuclear.

Unos 15.000 soldados rusos han muerto en Ucrania desde el inicio de la guerra, según estimaciones de los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses.

“Es aproximadamente el mismo número que perdieron en 10 años en Afganistán en la década de 1980″, dijo Richard Moore, jefe del MI6 británico.

En el plano cibernético, las autoridades de las dos regiones separatistas, anunciaron este viernes que decidieron bloquear el buscador estadounidense Google por promover “la violencia contra los rusos”.

Y en el crucial sector energético, Europa respiró de alivio el jueves después de que Rusia volviera a abrir su flujo de gas a través de Nord Stream, tras una suspensión de operaciones por mantenimiento.

(Con información de AFP)

/psg