Luego que el Banco Central elevara la proyección de inflación para este año a 9,9% desde el 5,6% previsto en marzo y reforzara que seguirá subiendo la tasa de interés para contener el alto nivel de los precios, la presidenta del instituto emisor Rosanna Costa, afirmó que la entidad buscará que dicho proceso se realice con el menor costo posible.

“El Banco Central es una institución que tiene gente muy comprometida, que entiende perfectamente los costos que están viviendo las familias con este proceso inflacionario, que entiende que tiene que transitar reduciendo los costos, tanto de la inflación como los costos de reducirla, que entiende que tiene que hacer este balance”, dijo Costa tras presentar el Informe de Política Monetaria (Ipom) ante empresarios.

En este sentido enfatizó que “la inflación es un fenómeno que está golpeando, que es duro, y estamos comprometidos con cumplir con nuestra misión de reducir y volver al 3% en el horizonte de política monetaria al menor costo posible, sin generar costos mayores de lo estricmente necesario”.

Costa indicó que la entidad espera que el crecimiento del consumo se desacelere en la medida que los niveles de extraordinarios de liquidez generados por las medidas de estímulo adoptadas en 2021 se vayan reduciendo, pero que el proceso también será acompañado por factores más estructurales.

“Esa liquidez está sosteniendo un nivel de consumo, pero esa liquidez no es permanente, se va a ir agotando y, por lo tanto, ese factor tiene mucho de temporalidad, pero necesariamente los factores más permanentes que están sobre el consumo se relacionan con la evolución del mercado laboral, con los ingresos más permanentes de los hogares, con las condiciones crediticias, con la precaución de los hogares en función de las expectativas que tienen hacia adelante, y esos van a ser los factores predominantes y esa es la razón por la cual las perspectivas para el consumo más adelante son de que se ajusta”, señaló.

En su Ipom del Banco Central dijo que el mayor dinamismo del consumo durante la primera parte del año llevó a revisar al alza su proyección de crecimiento para 2022, retrasando su ajuste hacia la segunda parte de este año y 2023.

No obstante, anticipó que la mayor parte de sus fundamentos apuntan a que este se debilitará durante la segunda parte del año. Para este año, la proyección del consumo total pasó de -0,2% a 2,8%, mientras que el consumo privado se espera ahora que crezca 2,1% en lugar de una caída de 0,3%.

El aumento del consumo fue el principal puntal que tuvo el crecimiento de 11,7% que reigstró la economía en 2021. El consumo total avanzó 18,2%, siendo liderado por el consumo privado con un alza de 20,3%, mientras que el gasto del gobierno se elevó 10,3%.

Convención Constitucional

En cuanto a la situación en la que quedó el Banco Central en la propuesta de Nueva Constitución, en la que se mantiene su rol centrado en velar por la estabilidad de los precios y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos, Costa sostuvo que “el marco de política monetaria que sigue el Banco central es muy similar al que siguen casi todos los países desarrollados”.

Afirmó que “nosotros, no es verdad que solo miremos la inflación, nosotros lo que hacemos es proyectar la economía, proyectar el escenario macroeconómico y eso significa mirar muy acusiosamente cómo evoluciona el consumo, cómo evoluciona, por lo tanto, el mercado laboral”.

Al respecto recordó que el instituto emisor ha realizado varios análisis, por ejemplo, del efecto del fenómeno migratorio o de la pandemia en el mercado laboral.

“Nosotros estamos mirando ese conjunto y nuestra comunicación se basa mucho en la inflación, seguramente vamos a dar más antecedentes de otras partes de los componentes del modelo en la medida que eso se requiera, pero es una mirada general que el banco tiene, y que se corresponde con el marco de otros bancos centrales”, aseveró.

Costa reiteró que pese a que se prevén nuevos aumentos en la tasa de interés, la política monetaria se está acercando a niveles consistentes con la convergencia de la meta inflacionaria. En efecto, de acuerdo a las estimaciones del instituto emisor la inflación total cerraría 2023 en 2,7%, mientras que la inflación subyacente se ubicaría más cerca del 4% anual.

/psg