Esta semana el Presidente Gabriel Boric y el ministro de Hacienda Mario Marcel presentaron una serie de medidas que, dijeron, buscan mitigar el impacto de la alta inflación y la desaceleración del crecimiento económico.

Entre los anuncios, están el Bono Invierno «Chile Apoya» de 120 mil pesos a 7,5 millones de personas. También la extensión del subsidio laboral Protege, del IFE Laboral hasta el último trimestre del año, y el aumento en hasta 60 días el posnatal de emergencia.

En este contexto, llamó la atención la declaración del ministro Marcel, quien dijo que estas medidas “no tendrán un impacto en la inflación”, lo que generó debate.

En un nuevo Especial Mirada Líbero la directora ejecutiva de LyD, Bettina Horst, junto al coordinador macroeconómico de Clapes UC, Hermann González, analizaron los anuncios y su impacto.

«Las medidas se esperaban. Había una presión desde el mundo político para entregar transferencias monetarias (…). Llama la atención el timing, porque estamos a fines de julio, y uno esperaría que este pago recién pudiera ejecutarse hacia fines de agosto, comienzos de septiembre, cuando va a haber pasado la mayor parte del invierno», explicó Horst.

«La situación fiscal lo permitió, por la Operación Renta, que fue mejor a lo esperada, por lo tanto desde el punto de vista fiscal estaban los recursos y no implica comprometer metas fiscales del gobierno», complementó González.

El economista de Clapes UC, subrayó que «es sorprendente lo tajante de las declaraciones de Marcel, es bien difícil argumentar que no va a tener efecto en la inflación, es una cifra significativa, no despreciable», y que «alguna presión va a generar, un par de décimas más de inflación, aunque cuando esta está en 12,5% es algo poco significativo».

Agregó que «faltan medidas de largo plazo y políticas estructurales y cómo las políticas estructurales del gobierno están afectando la capacidad de crecer y generar empleo. Nos nos podemos llevar discutiendo bonos y bonos».

Por su parte, Horst aseguró: «Los bonos son una solución momentánea, falta una mirada de mediano plazo de cómo reactivar nuestra economía».

La «mochila con rocas» que lleva Marcel en su espalda

En relación al desempeño del ministro Marcel, la directora ejecutiva de LyD aseguró que «ha debido enfrentar varios desafíos» y que «es un Mario Marcel tensionado, dentro de un gobierno con un Partido Comunista muy fuerte, lo que pasa es que la gente lo evalúa en función de su trayectoria pasada».

Explicó que «sin duda la corriente más importante del gobierno es el PC» y «ya sabemos cómo los lineamientos del Partido Comunista en el mundo jamás han sido capaz de levantar una economía. Esa es la mochila con las principales rocas que lleva Marcel en la espalda«.

Por su parte, el coordinador macroeconómico de Clapes UC sostuvo que el ministro de Hacienda «está cumpliendo con el programa de gobierno. No me extraña lo que está ocurriendo, porque este gobierno no ganó las elecciones prometiendo más crecimiento ni creación de empleo».

Agregó que «hay grandes falencias, no hay estrategia de crecimiento ni de apoyo a la inversión, y eso es complicado». A esto sumó que no le parecían «las declaraciones para presionar al Banco Central». Apuntó: «Ninguna autoridad del gobierno debiera estar pauteando lo que debe hacer el Banco Central«.

«La inclinación electoral es muy difícil que se afecte por la entrega o no de este bono»

En relación al cambio de postura del gobierno, desde declaraciones en contra de las ayudas sociales a finalmente anunciar estas medidas, González afirmó: «Creo que es un error de coordinación interna y de análisis, habla un poco de la inexperiencia del gobierno. Esto se podría haber evitado».

Horst coincidió: «Es parte de la menor experiencia. Sin duda que el gobierno se va ajustando a la realidad política y recordemos que este año es importante en términos electorales». Pero agregó: «La inclinación electoral es muy difícil que se afecte por la entrega o no de este bono».

Por Magdalena Olea para El Líbero

/psg